Acuerdo colombia-UE, con buenas perspectivas

Acuerdo colombia-UE, con buenas perspectivas

POR:
mayo 06 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-06

A partir del 4 de mayo inició la que esperamos sea la penúltima ronda de negociaciones con la Unión Europea, y prevemos que la última ronda se efectúe en junio.

El acuerdo con la UE no surge de una necesidad coyuntural, sino que es una respuesta estructural que busca aumentar el desarrollo y el bienestar del país en el largo plazo.

Este acuerdo es uno de los componentes de la política de internacionalización de la economía colombiana, complemento de la política de transformación productiva, que generará una mayor diversificación de la oferta exportable, con bienes que incorporen mayor valor agregado.

La importancia para Colombia de un acuerdo con la UE, entre otras razones, radica en sus dimensiones: son cerca de 500 millones de habitantes en 27 estados miembros, que en el 2008 generaron el 30 por ciento de la producción mundial; y su PIB per cápita, a precios de paridad, es cercano a 31.000 dólares, casi 4 veces el de Colombia.

Además, la dinámica comercial de la UE es importante. En el 2007 fue el primer exportador mundial de bienes (16,4 por ciento del total), y el segundo en importaciones mundiales (18,4 por ciento del total), sólo superado por Estados Unidos. Igualmente, ocupó el primer lugar en importaciones (24 por ciento del total) y exportaciones de servicios (28 por ciento del total).

Por otra parte, los flujos de inversión extranjera de la región son cuantiosos. En el 2007 la UE recibió recursos cercanos a 0.8 billones de dólares (44 por ciento del total de inversión extranjera del mundo), e invirtió fuera del bloque alrededor de 1.1 billones. Un acuerdo con la Unión Europea generaría un ambiente positivo para que parte creciente de esos recursos, ingresen a la economía colombiana.

Con la suscripción de un acuerdo con la UE, se lograría tener un acceso preferencial permanente a ese mercado, sin regímenes unilaterales especiales ni temporales, como el actual Sistema General de Preferencias (SGP-Plus) cuya vigencia es hasta el 2015.

También, Colombia competiría en igualdad de condiciones con otros países con los cuales la Unión Europea ya tiene acuerdos, como México, Chile, Turquía, Egipto, Marruecos, Israel y Jordania.

Como en otros acuerdos, Colombia busca el acceso para sus exportaciones de bienes y servicios, a través de la facilitación del comercio.

Los bienes ingresarían a la UE por sus puertos especializados, que rápidamente distribuyen a todos los países miembros. Así mismo, garantizaría la protección y las condiciones para un mayor flujo de inversión extranjera en la economía colombiana. Además, se quiere lograr la participación de Colombia en las compras públicas de la UE, y proteger los derechos de propiedad intelectual, preservando el acceso a los medicamentos y la salud pública, entre otros asuntos.

Relaciones entre Colombia y la Unión Europea

La Unión Europea es un socio importante para Colombia. En el 2008 se exportaron cerca de 4.800 millones de dólares que representaron el 12,7 por ciento de nuestras exportaciones totales, clasificando en el tercer puesto, después de Estados Unidos y Venezuela.

Colombia tiene una gran dinámica comercial con este bloque económico; en el periodo 2000-2008, las exportaciones crecieron a una tasa promedio anual del 13 por ciento, cerca del ritmo de las exportaciones total de Colombia (14 por ciento), superando el crecimiento hacia otros destinos como Estados Unidos (10,1 por ciento), Mercosur (10,9 por ciento) y Japón (6,2 por ciento), entre otros.

Cuando se analizan las exportaciones hacia la UE, se evidencia que las ventas están concentradas en pocos países: Holanda, Reino Unido, Alemania, España y Bélgica, que en su conjunto participaron con el 66 por ciento de las ventas a este bloque regional. Sin duda, la suscripción de un acuerdo abre las posibilidades para profundizar la relación con otros países del bloque.

El 85 por ciento de las exportaciones colombianas a la UE son productos primarios; resaltan las ventas de carbón, café, petróleo, banano y ferroníquel. Sin embargo, se destaca la dinámica de otros productos como flores, concentrados de café, mariscos-camarones, conservas de pescado, frutas y desperdicios de cobre, entre otros.

Es claro que debe propenderse por una mayor diversificación, hacia productos que integren mayor valor agregado. En esa dirección está enfocada la política de transformación productiva.
Las importaciones originarias de la UE registraron también una tendencia creciente en el 2008.

Se destacaron las compras de aeronaves, teléfonos, medicamentos, automóviles, buldózeres, papel y cartón y abonos minerales. En general, son mercados que a Colombia proveen insumos, bienes de capital y otros productos necesarios para el aparato productivo y para los consumidores. Alemania, Francia, Italia y España representaron el 68 por ciento de las compras colombianas a este bloque económico.

Comercio bilateral

El comportamiento comercial reciente condujo a que la balanza bilateral con la UE fuera superavitaria entre el 2004-2007; sin embargo, en el 2008 se tornó deficitaria en 239 millones de dólares, como consecuencia de la desaceleración de la demanda europea.

Desde el punto de vista de la inversión extranjera directa, en los últimos tres años el flujo promedio anual de la Unión Europea al país fue de 701 millones de dólares; en la actual década, el flujo acumulado alcanzó 8.226 millones de dólares (incluida la inversión de Inglaterra en el 2005 correspondiente a SabMiller).

En el 2008, la inversión extranjera originaria de la Unión Europea fue de 931 millones de dólares, un 8,8 por ciento de la inversión y se concentró en pocos países: España (60,5 por ciento del total), Inglaterra (21,4 por ciento) y Francia (7,6 por ciento).

En cuanto al turismo, en este último año, después de Venezuela y Ecuador, el mayor número de viajeros extranjeros correspondió a los originarios de países de la UE; ingresaron 183.239 turistas, de los cuales el 37 por ciento fueron de España y el 15 por ciento de Francia.

En conclusión, en concordancia con la política colombiana de internacionalización de la economía, se espera concretar este acuerdo con la Unión Europea. La importancia mundial de este bloque económico abrirá posibilidades para un mayor comercio y facilitará un mayor flujo de inversión hacia Colombia.

Estas variables son importantes para lograr la transformación productiva, programa que pretende generar mayor desarrollo y bienestar de la sociedad colombiana.

Siga bajando para encontrar más contenido