"Acuerdo mundial en comercio está cerca", asegura Pascal Lamy, director general de OMC

Habló con PORTAFOLIO y explicó su optimismo, aunque contempla la posibilidad de un nuevo fracaso, el cual, advierte, traería graves consecuencias para los países en desarrollo.

POR:
mayo 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-12

Portafolio: ¿Qué tan lejos estamos de llegar a un acuerdo en la Ronda de Doha?

Pascal Lamy: Creo que tenemos una situación muy favorable: todos los países quieren terminar la negociación este año. Hay voluntad colectiva. Estados Unidos, Brasil, la Unión Europea y China, entre otros, han invertido voluntad política.

¿Usted cree que la voluntad política es suficiente?

Indudablemente que no. No sé si esto va a funcionar. Yo voy a tratar de que funcione. Todos los países entran a una sala de negociación con las cosas que quieren recibir y con las que tienen para dar. Los ingredientes están, pero falta flexibilidad para el consenso.

¿Piensa que los países en desarrollo tienen la suficiente fuerza para hacer respetar sus posiciones?

Yo me ocupé de la Ronda de Uruguay, y al comparar esa situación con la de hoy, le puedo decir que el mundo ha cambiado totalmente. Antes había un club selecto de países como Estados Unidos, Canadá y Japón que imponían las reglas. Los países ricos jamás aceptaron negociar los temas de agricultura, como lo están haciendo ahora. Los países emergentes tienen un peso muy importante, además de que cada uno es un voto.

Estados Unidos ha dicho que no desmontará los subsidios al agro sino le ofrecen un paquete grande de liberación de mercados.

¿Qué piensa de esto?

Estamos funcionando dentro del marco de un compromiso único. Acá no se está negociando solo el agro o la industria. Hay otros temas como pesquería, subvenciones e indicaciones geográficas que deben ir atadas a cualquier negociación. Hay que ver todo el cuadro completo, aunque el agro y los subsidios puedan primar. Estados Unidos, Japón y la UE saben que deben bajar los subsidios a la agricultura entre 70 u 80 por ciento, en tanto que los subsidios a las exportaciones tendrán que llegar a cero.

Apertura comercial no debe ser bilateral o regional

¿Qué efecto puede tener en las negociaciones de la OMC el boom de los acuerdos regionales y bilaterales?

La apertura comercial no debe ser bilateral o regional, sino multilateral. Sin embargo, esto no plantea un mayor problema para la OMC, porque las normas de esta organización priman sobre las otras. Pero hay que tener en cuenta que la proliferación de acuerdos bilaterales o regionales pueden generar un problema en las normas de origen, lo cual debe quedar muy claro en estos acuerdos. Los TLC deben ser cotejados con las normas de la OMC para ver si cumplen con las reglas del comercio mundial. Lo que yo creo es que muchas negociaciones están a la espera de lo que pase con la Ronda de Doha este año, lo cual me parece bien.

¿Pero los TLC pueden ser otro escollo para la Ronda de Doha?

El problema es que los países en desarrollo tienen pocos recursos para realizar procesos de negociación comercial. Esa plata se la gastan en los TLC. El otro tema es que las preferencias pueden bajar por la reducción de los aranceles. Estos acuerdos bilaterales deben tener cuidado para no desestabilizar las preferencias. Ese es el tema más complicado que tenemos. Los TLC son más políticos que técnicos.

Izquierdistas entienden que globalización no tiene reversa

¿Qué piensa del corredor de izquierda que se está creando en América Latina?

No se puede hablar de una sola izquierda. Este es un concepto muy amplio que pasa por la izquierda de Blair y llega hasta los extremos. Bachelet, Lula, Zapatero y Brown son de izquierda, pero necesitan un acuerdo sobre comercio. Algunos seguidores de la izquierda radical creen que a la OMC hay que ahogarla. Pero otros, también de izquierda, aceptan que hace falta un mercado tipo. Es más, los izquierdistas entienden que la globalización no tiene reversa y por eso se requiere de disciplinas justas.

¿Qué opina de la nacionalización de empresas en algunos países de A. Latina y de la privatización en otros?

Yo solo puedo comentar los temas de la OMC. Mientras los miembros no violen los compromisos y las reglas vigentes, que hagan lo que quieran. Es más, si violan las normas, los afectados podrán acudir al órgano de solución de controversias. No hay norma de la OMC que diga que las empresas deben ser públicas o privadas.

Los subsidios al agro desincentivaron a los productores de los países desarrollados. ¿Usted cree que esta es una de las causas de la actual crisis alimentaria?

Efectivamente, los subsidios forman parte del problema. Claro que la crisis alimentaria mundial es un asunto complejo y las razones son múltiples: sequías, bajas existencias, altos precios del petróleo, especulación, biocombustibles y cambio en el régimen alimenticio de algunos países. Pero hay que decir que el agro se ha visto perjudicado por los subsidios y por eso la OMC debe formar parte de la solución.

¿Esta coyuntura podría ayudar a la búsqueda de un acuerdo en la OMC?

Esa es la buena noticia. Si se mantiene este lío de los precios de los alimentos, el problema puede convertirse en favorable para la OMC. Por ejemplo, las restricciones a las exportaciones ordenadas por algunos países han hecho reaccionar a los grandes consumidores de alimentos pidiendo que se impida esta práctica, u otras que pueden resultar contrarias a las reglas de la OMC.


La demanda de Panamá a Colombia apenas comienza

Respecto a la demanda que Panamá presentó ante la OMC
en contra de Colombia, por las restricciones al ingreso de textiles y calzado chino, procedentes de la zona libre de Colón, el director del organismo se abstuvo de hacer comentarios, pues el panel está en el proceso de recolección de información, tanto del país acusador, como de la defensa que hará Colombia de las medidas tomadas.

En los próximos días se llevará a cabo la designación de los tres árbitros que estudiarán el caso en el órgano de solución de controversias de la OMC.

De acuerdo con los procedimientos establecidos por el organismo, el proceso puede durar alrededor de dos años para el fallo en primera instancia y 60 días más en caso de que el perdedor presente la respectiva apelación.

Sin embargo, aún es posible llegar a un acuerdo entre los dos países, hecho que puede darse en cualquier momento del desarrollo del panel solicitado por el Gobierno panameño.

Cómo es Pascal Lamy

Para él no es extraño hablar en un mismo día con una decena o más presidentes de los países miembros de ese organismo. También le es común bajarse de un avión y unos minutos después sentarse a escuchar reclamos y divergencias comerciales de todo tipo que surgen en el mundo.

Pese a todo, este francés, que llegó a la dirección de la OMC en el 2005, tiene entre sus planes conseguir este año lo que no pudo hacer en más de medio siglo de negociaciones el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (Gatt): establecer la reglas de juego para el intercambio comercial del mundo.

Y Lamy tiene algunas razones para ser optimista, pues la escasez mundial de alimentos, la crisis subprime y las elecciones en Estados Unidos, los altos precios del petróleo y la oleada de acuerdos bilaterales y regionales son algunas de las presiones que los 152 países miembros de la OMC tienen para llegar a un consenso sobre las normas que deben regir el intercambio mundial de productos y servicios.

Siga bajando para encontrar más contenido