Uno de los acuerdos más abiertos y avanzados (opinión)

Uno de los acuerdos más abiertos y avanzados (opinión)

POR:
mayo 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-07

El TLC entre Colombia y Chile es la consecuencia natural de un estrecho vínculo comercial entre ambas naciones, que tiene su origen en el Acuerdo de Complementación Económica Nº 24, que estableció el desgravamen de un 98 por ciento de los bienes comerciables entre ambos países y en vigor desde 1994.

El Tratado constituye uno de los más avanzados y desarrollados convenios de protección comercial y de inversiones en Latinoamérica. Entre sus novedades, hace se menciona el tema de contratación pública, resguardos al inversionista y comercio transfronterizo.

Se establece un marco legal de contratación pública, para bienes y servicios, con una serie de garantías y de procedimientos de acceso, con atención a los principios de Trato Nacional y de No Discriminación. Por ejemplo, ninguna autoridad puede otorgar a los bienes y servicios ofrecidos por un nacional de la otra Parte, y a sus proveedores, un trato no menos favorable que el trato más favorable que la autoridad otorgue a los bienes propios o servicios de un nacional.

Se fijan condiciones de publicidad de la oferta, plazos razonables para la presentación de ofertas, información sobre futuras contrataciones, especificaciones técnicas no discriminatorias, condiciones de participación, y procedimientos de contratación imparciales y transparentes.

El Tratado contempla un capítulo especial sobre el tema de Inversión que, en la práctica, tiene el mismo contenido que cualquier acuerdo de protección recíproca de inversiones entre dos países.

Se establece el principio de Trato Nacional, Trato de Nación Más Favorecida y de Trato Mínimo, por el cual cada parte debe otorgar a las inversiones un trato acorde con el derecho internacional consuetudinario, incluido el trato justo y equitativo, protección y seguridades plenas.

Es de resaltar que el Tratado describe un catálogo de acciones específicas que constituyen un trato discriminatorio y que están excluidas expresamente.

Por ejemplo, el establecimiento de condiciones de venta o de volúmenes de exportación o importación como requisitos de desempeño para la adquisición, expansión, administración, operación o cualquier otra manera de disposición de una inversión.

También se contempla una sección sobre Solución de Controversias través de un arbitraje internacional, de acuerdo las reglas de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional.

El tratado se caracteriza por su audacia y avance en este sentido, ya que su ámbito de aplicación recae, no sólo sobre bienes o protección de inversiones, sino también sobre el comercio transfronterizo de servicios suministrados por proveedores de servicios de la otra Parte.

Se establece, al igual que para las inversiones y Contratación Pública, el principio de Trato Nacional y de Trato de Nación Más Favorecida. Uno de los aspectos más interesantes es la falta de exigencia o de condiciones de presencia local de una empresa de la otra parte para proveer un servicio determinado en un país.

Por ejemplo, ninguna autoridad puede obligar la constitución de una oficina de representación o sucursal de la empresa de la otra parte, para la venta o suministro de servicios en el mercado local.

En este sentido, una vez que se apruebe el Convenio de Doble Tributación, que es un complemento fundamental al Tratado, habrá entre Chile y Colombia un mercado común y potencial de 60 millones de habitantes.

*Presidente Ejecutivo Cámara de Comercio e Industria Colombo Chilena

Siga bajando para encontrar más contenido