Adelante con la VIS

El doctor Juan Lozano, nuevo ministro del Medio Ambiente y de Vivienda, se propone reducir el déficit habitacional como el aspecto fundamental de su gestión. Paradójicamente, este trascendental anuncio, ha generado pocos comentarios. El problema en grandes cifras es así; déficit cuantitativo en VIS, 1,1 millones de unidades, viviendas que no reúnen las condiciones mínimas de habitabilidad (déficit cualitativo), 1,7 millones, y un crecimiento de necesidades de viviendas para hogares nuevos que supera 90.000 unidades anuales.

POR:
agosto 08 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-08

Dentro del marco anterior considero oportuno esbozar algunos planteamientos e interrogantes sobre el tema, al que por haber estado cerca en el pasado, me vincula el deber de coadyuvar a su solución. 1. Las causas del déficit son de múltiple naturaleza. La problemática de vivienda, se origina en factores económicos, sociales, jurídicos, políticos, culturales, financieros y se vincula estrechamente con aspectos del desarrollo urbano, tales como; suelos, servicios, medio ambiente y espacio público. Es un tema realmente complejo. Proponerse una reducción sostenida del déficit implica abordar integralmente las causales del mismo en su conjunto. Dinamizar los programas VIS, mediante los bancos de materiales y el apoyo del sector financiero y de las cajas de compensación, como ha expuesto el Ministro, es loable y contribuye en lo económico, pero no es suficiente. Es indispensable incluir otras dimensiones vitales. 2. Concertar esfuerzos, estructurar una visión y unificar la legislación. El desarrollo de la VIS, depende, en alto grado, de la participación y consistencia en la actuación de múltiples voceros de los sectores público, privado y social a través de: ministerios, planeación, alcaldías y autoridades municipales, altas cortes, Congreso, constructores, sector bancario, cajas de compensación, ONG’s y academia, entre otros. La pluralidad de pensamiento en el tema, y una articulación eficiente entre ellos exige un esfuerzo de coordinación. Para comenzar se requiere compartir una visión, como la que propone, por ejemplo, Planeación Nacional en Visión Colombia II Centenario, al formular como política de Estado, vivienda digna para todos los colombianos en el 2019. El reto, si ese objetivo llegare a concertarse, significaría 3,9 millones de viviendas en 13 años, meta que debería constituir el referente para estructurar el plan a largo plazo de vivienda y dentro de éste, los planes cuatrienales. Simultáneamente es indispensable poner sobre el tapete los elementos estructurales a trabajar, iniciando por la revisión de la legislación, unificándola, simplificándola y armonizándola. 3. Analizar lo que sucede en otras latitudes. Debemos aprender de otros. México, por ejemplo, país que tuvo una crisis hipotecaria de proporciones aún mayores a la nuestra, es quizás el país latinoamericano que ha logrado avances cuantitativos más importantes en el tema VIS. México parecería estar iniciando el quiebre del déficit cuantitativo creciente que mantuvo hasta hace muy poco. Su logro, cerca de 600.000 soluciones en el 2005, es 6 veces el nuestro. Siendo éste un país con no más de 2,5 veces la población de Colombia, es claro que avanza a otra velocidad. 4. Revisar el sistema de vivienda. Es necesario definir las responsabilidades de quienes intervienen en la cadena de valor del sistema. Para la muestra, un botón; en las VIS, la caída de los créditos durante el primer trimestre de este año fue del 22,6 por ciento, pero ¿a quién le pedimos cuentas por lo que sucede? México, para volver al ejemplo, se apoya en La Comisión Nacional de Fomento a la Vivienda -Conafovi, y en el Consejo Nacional de Vivienda -Conavi, presidido por el propio Presidente de la República, para definir la política de vivienda y liderar el trabajo en equipo de los principales actores de los sectores públicos y privados involucrados, en los que con la participación ciudadana, se evalúan conjuntamente los avances. En Colombia, después de cuatro años de no operar, se revivió recientemente el Consejo para política de vivienda, el cual presumiblemente está iniciando formalmente su actividad. ¿No será entonces el momento de fortalecer el papel de este organismo y emprender simultáneamente, con liderazgo del Ministerio, una revisión profunda del sistema de vivienda para la VIS? 5. Los instrumentos micro y su funcionalidad. Subsidio, crédito y ahorro programado deben sincronizarse y constituir la llave maestra para abrir la puerta de la vivienda. En la práctica persisten situaciones en que se pierde el subsidio por falta de crédito y viceversa. El Ministro destaca la importancia de que estos dos últimos elementos vayan de la mano, pero no menciona el ahorro programado. Hacer funcional la ecuación exige importantes esfuerzos en redefinición de procesos, bancarización y educación. Y ¿por qué no pensar además en formas diferentes de subsidio, como por ejemplo un esquema que funcione par y paso con el ahorro programado, que a su turno sea condición suficiente para obtener el crédito? 6. El sistema de información sobre la VIS. No podemos seguir conviviendo con estadísticas del Dane que la Contraloría contradice o viceversa. La información sobre la vivienda, es básica para el análisis, evaluación y planeación. Una plataforma sólida y única en materia de estadísticas de vivienda es vital para dar confianza a cualquier plan maestro que se desarrolle. Es el momento de repensar y redefinir un nuevo sistema de información nacional sobre la vivienda que reúna, consolide, detalle y segmente con sentido gerencial las estadísticas de las múltiples fuentes primarias. 7. La disponibilidad de tierras y el urbanismo. Cuando los estudios indican que en pocos años no habrá terrenos disponibles para construcción en las principales ciudades y la migración hacia las mismas no da tregua, la búsqueda de una solución para aspectos tan críticos se torna prioritaria y urgente. El doctor Eduardo Pizano, ex ministro, en su libro -Del Upac a la UVR, destaca el papel fundamental del urbanismo, presenta interesantes alternativas para mejorar el acceso a la vivienda e ilustra cómo la Nación, entre sus distintas entidades y ministerios, es el mayor propietario de predios e inmuebles. ¿No será el momento de tener en cuenta todos estos planteamientos? 8. El papel del acompañamiento social. Quienes estuvimos en la crisis hipotecaria cercanos a la recuperación de la cartera morosa en VIS, damos testimonio del enorme problema de educación que lo rodea y afecta. El acompañamiento social no sólo ayuda a combatir el flagelo de la poca educación y facilita el paso de la informalidad a la formalidad, sino igualmente es un antídoto contra la presencia de negativos fenómenos, promovidos por algunas organizaciones, quienes arguyendo la defensa de los usuarios, han auspiciado la cultura del no pago, debilitando valores y principios básicos. Existen experiencias en México y Colombia en materia de acompañamiento social, cuyos beneficios son absolutamente claros y demostrables para propietarios, comunidades, constructores y entidades otorgantes del crédito. Es necesario fortalecer y difundir esta sana práctica. Corolario Es un acierto que el próximo Gobierno haya puesto foco en la VIS. Lo más importante, sin embargo, es que su compromiso frente al tema se manifieste en la pronta iniciación de un proceso de planeación, que genere cambios de fondo con perspectiva al mediano y largo plazo, incorporando en el mismo todas las dimensiones que originan su problemática.Consultor gerencial "Es un acierto que el próximo Gobierno haya puesto foco en la VIS”.

Siga bajando para encontrar más contenido