El adolescente que le causa dolores de cabeza a Apple

La misión de este hacker y sus amigos durante las vacaciones: 'liberar' al iPhone y al iPod de su fabricante

POR:
julio 09 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-09

Como muchos adolescentes, Ari Weinstein pasa sus vacaciones de mitad de año andando en bicicleta y nadando. Este año, el muchacho de 15 años tiene otra actividad en su lista de quehaceres: superar a los ingenieros más brillantes de Apple y fastidiar a su presidente ejecutivo, Steve Jobs.

Weinstein es parte de un grupo de piratas informáticos que se han puesto como objetivo "liberar" al iPhone y al iPod Touch de Apple.

El término hace referencia a instalar software no autorizado por el fabricante dentro de los aparatos que le permite a las personas descargar una variedad de aplicaciones, incluyendo aquellas no aprobadas por Apple.

Desde que Apple comenzó a vender su iPhone 3GS en Estados Unidos el 18 de junio, Weinstein y seis colegas en línea pasaron horas cada día investigando el nuevo producto en busca de puntos débiles de seguridad. El pasado fin de semana, el grupo, llamado Chronic Dev Team, lanzó su software gratuito para liberar los aparatos. Weinstein afirma que el programa es una versión de prueba con algunos defectos, pero que los usuarios lo han descargado con éxito. Unas 250.000 personas han visitado el sitio, afirma.

"Codificar y probar cosas que podrían funcionar o no y descifrar cómo hacer las cosas, es una experiencia realmente gratificante", afirma Weinstein, un residente de Filadelfia, en EE.UU., que comenzó a hackear cuando tenía 11 años.

El pasatiempo de Weinstein le ha puesto los pelos de punta a Apple, una empresa famosa por su hermetismo, que ejerce un control férreo sobre sus aparatos y vende programas para sus iPhones exclusivamente a través de su sitio App Store.

"La gran mayoría de clientes no libera a sus iPhones, y por un buen motivo" afirma una vocera de Apple. "Estas modificaciones no sólo violan la garantía, sino que también hacen que el iPhone se vuelva inestable y no funcione de forma confiable".

En ocasiones anteriores, Jobs ha llamado a la lucha contra los piratas un "juego del gato y el ratón" y ha dicho que es el trabajo de Apple "detenerlos para que no irrumpan" en el software del iPhone.

Hasta ahora, Apple no los ha detenido. Hace un año, cuando la empresa con sede en California lanzó su iPhone anterior, el 3G, un equipo de hackers lanzó un software para liberarlo menos de una semana después aprovechando una debilidad que reside en el microprocesador. El software, que puede ser descargado de un sitio Web, les da a los usuarios acceso a una tienda que vende aplicaciones que Apple no vende. Estas incluyen una que les permite a los usuarios bloquear anuncios en el navegador de Internet del iPhone o le da la capacidad al teléfono de funcionar como un módem para una computadora portátil.

En febrero, Apple presentó una queja de 27 páginas a la oficina de Derechos de Autor de EE.UU. que argumenta que modificar teléfonos viola la Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital de ese país. Quienes defienden los derechos digitales afirman que creen que no es ilegal porque las personas son dueñas de sus teléfonos. Se prevé que la oficina de derechos de autor emita un fallo sobre el tema después de septiembre.

Dilema legal

Weinstein afirma que toma las cuestiones éticas con seriedad y afirma que ha investigado sobre los Derechos de Autor del Milenio Digital en línea. Pero ha llegado a la conclusión de que sus acciones no tienen nada de malo. Además tiene un abogado, que afirma que le ofreció sus servicios de forma gratuita luego de que Weinstein creara hace dos años el iJailbreak, el programa para "liberar" al iPhone original.

"Apple no tiene derecho de decirme lo que puedo poner en mi teléfono", señala Weinstein. "Sólo hago cosas como hacker que ayudan a la gente".

Desde que estaba en preescolar, Weinstein comenzó a interesarse en la tecnología y desde pequeño cambiaba la configuración de la computadora de la familia. "Recuerdo que fue un alivio cuando comenzó a ir al jardín infantil", afirma su madre, Judy Weinstein, una trabajadora social de 43 años.

Weinstein afirma que aprendió a construir sitios Web a los siete años. Como el sitio que creó no se encontraba entre los que su proveedor de Internet aprobaba entre la categoría infantil, debió encontrar una forma de superar los controles para adultos de su proveedor y así poder ingresar a su propia página.

"En ese momento supimos que debíamos comenzar a enseñarle ética", afirma su padre, Ken Weinstein, un urbanizador de 45 años.

Ari Weinstein comenzó a hackear en sexto grado luego de buscar una forma de descargar juegos gratuitos para su iPod mini. Hace dos años, recibió un iPod Touch para su Bar Mitzvah y afirma que "liberó" al aparato en el curso de una tarde. Luego simplificó el proceso y lo convirtió en el software iJailbreak, que asegura que fue descargado un millón de veces desde que fue lanzado.

A principios de junio, Apple anunció el lanzamiento de su iPhone de 32 gigabytes. Weinstein compró uno de inmediato, con el dinero que había ganado al cobrar US$20 por hora por ayudar a familiares y amigos con problemas de computadoras.

Hace poco más de una semana, el equipo de Chronic Dev, al que pertenece, anunció que habían descifrado la forma de "liberar" el nuevo iPhone de Apple. "Mucha gente compró sus teléfonos esperando poder liberarlos y ahora que tenemos la capacidad de hacerlo, debemos dejarlos", afirmó Weinstein. "Mucha gente nos ha agradecido".

Siga bajando para encontrar más contenido