Aeronáutica Civil reglamentará el uso de drones

La entidad prepara regulación de estos artefactos y expertos advierten que si no se fijan restricciones, pueden ser la ‘mula’ del futuro.

Los drones no pueden estar por encima de los 300 metros de altura.

Archivo

Los drones no pueden estar por encima de los 300 metros de altura.

Finanzas
POR:
marzo 31 de 2015 - 04:22 a.m.
2015-03-31

Ante el anuncio de algunas empresas de ofrecer servicios de transporte de mercancías o productos a través de drones (pequeños aviones pilotados remotamente), la Aeronáutica Civil empezó a trabajar en una regulación para fijar los requisitos de operación de estos artefactos.

“No existe una legislación en el mundo sobre el tema. Por eso, estamos viendo cómo empezamos a hacer una, con la ayuda de la Fuerza Aérea, porque involucra la seguridad de Estado”, afirmó Gustavo Alberto Lenis Steffens, director de la Aerocivil.

El alto funcionario agregó que la única normatividad vigente, que se puede aplicar a la operación de los drones, es la del aeromodelismo, que aunque no son aeronaves, pero al ocupar espacio aéreo, deben someterse a varias disposiciones aeronáuticas.

Según el Reglamento Aeronáutico Colombiano (RAC), los aeromodelos deben pesar máximo 55 libras (25 kilogramos); estar siempre a la vista de sus pilotos, no alejarse más de 750 metros de distancia, y permanecer debajo de los 300 metros de altura.

La norma actual restringe que los aeromodelos operen sobre edificaciones o directamente sobre público o aglomeraciones de personas.

“No podrán volarse cuando el viento fuerte o cualquier otro factor meteorológico, así como desperfectos mecánicos del aparato o del equipo de control, o falta de pericia del operador puedan ocasionar que se pierda el control total”, dice el RAC.

Las operaciones deben realizarse en el día, cuando la visibilidad o las condiciones de luz solar permiten tener contacto visual del artefacto.

Sin embargo, la Aerocivil deja claro que, mientras no exista una normatividad, está prohibido el uso de drones con fines comerciales en el territorio colombiano y las multas van de 1 a 2.000 smmlv. Solo en casos excepcionales, la autoridad aeronáutica ha concedido permisos especiales y temporales a través de su Dirección de Operaciones Aéreas.

El ‘boom’ de los drones que empezó con los anuncios de pruebas de Amazon, DHL, FedEx y Google para hacer repartos, también contagió a una empresa en Medellín, dedicada a la venta de hamburguesas.

La empresa paisa comenzó pruebas para ofrecer domicilios y revolucionar “el competido mercado de las comidas rápidas” en el Valle de Aburrá. En el mercado local, el precio de un dron está entre 150.000 y 500.000 pesos, dependiendo del material y las características de los controles y la resolución de la cámara, por lo que se considera como un negocio naciente.

El analista Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), recomendó que la regulación sea estricta y se base en quiénes los pueden usar y para qué. “Gran parte de la información que se puede recolectar con estos aparatos puede tener implicaciones en la seguridad nacional. Fácilmente, narcotraficantes o grupos ilegales pueden estar vigilando una base militar o edificios estatales”, advirtió.

Restrepo aconseja a las autoridades tomar las precauciones necesarias para evitar que los drones sean usados para transportar explosivos, armamento y estupefacientes. “Si no se regula su uso pueden ser la 'mula' del futuro”, dijo.

ALGUNOS HECHOS RELEVANTES

El presidente de EE.UU, Barack Obama, dijo que los drones pueden jugar un "rol transformador" en campos tan diversos como la infraestructura urbana, la agricultura, seguridad pública, entrenamiento militar, misiones de búsqueda y rescate, y respuesta a desastres naturales. En enero pasado abogó por imponer regulaciones al uso comercial y recreativo.

En Colombia, la Policía Nacional utilizó drones para prestar vigilancia durante las fiestas del Carnaval de Barranquilla y la Fuerza Aérea fabricó el avión Iris, un dron hecho en Colombia.

Christian Pardo Q.