¿Lo afecta la sensibilidad dental?

Si usted nota que al consumir alimentos y bebidas frías o calientes siente un fuerte corrientazo o dolor en los dientes, es posible que haya comenzado a tener problemas de sensibilidad dental.

POR:
enero 25 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-25

La causa más común es la retracción del tejido gingival, que significa la exposición de las raíces de las piezas dentales, aunque también se puede deber al desgaste de la superficie de estas. ¿Por qué duelen los dientes? Según Liliana Rocio Fierro Figueroa, odontóloga de la Universidad Javeriana y ortodoncista de la Fundación CIEO de la Universidad Militar, al quedar expuesto el cuello del diente, queda desprotegida la dentina, que tiene unos conductos que son conocidos por los especialistas como canalículos dentinales. De ahí, que si hay contacto de alimentos y bebidas o con el ambiente, estos canales envían a la pulpa varios estímulos, la cual tiene terminaciones nerviosas muy sensibles al dolor. “Entre los principales factores para que aparezca este problema está en primera medida, la técnica del cepillado, la cual si es fuerte o muy agresiva hace que se produzcan retracciones en las encías. Otro factor es la oclusión dental o la mala mordida, que hace que haya erosiones o abrasiones en los cuellos de los dientes”, explica Mario Alberto Correales Fonseca, odontólogo de la Universidad Javeriana, especializado en rehabilitación y periodoncista. Ante estas consecuencias, muchas personas dejan de comer helado o de tomar café, cuando aparecen minúsculas fracturas en el esmalte o porque padecen de bruxismo (hábito involuntario de apretar o rechinar las estructuras dentales), que desgasta sin medida los dientes. Igualmente, en los últimos años, a las salas de consulta de odontología, se han visto llegar pacientes con estos dolores después de un blanqueamiento dental mal realizado. "De hecho este es un procedimiento que no es muy recomendado, puesto que lo que hace es decolorar el esmalte del diente y por consiguiente se deterioran las placas propias del esmalte. “Hay estudios serios que han demostrado que el blanqueamiento produce alteraciones en todas las estructuras celulares del diente, desde la primera dosis que se aplica. Entonces los pacientes tienden a tener sensibilidad”, añade Correales. Así mismo, hay alimentos que pueden causar el desgaste gradual del esmalte de los dientes, como algunas frutas ácidas y cítricas, y, claro está, las bebidas gaseosas. Tratamientos “Lo primero que se debe hacer para seguir un tratamiento con éxito es corregir los factores que producen el problema. Por ejemplo, si hay una mala oclusión se debe iniciar un procedimiento para que este desa-parezca; pero si es por el cepillado, entonces hay que cambiar estos malos hábitos”, enfatiza Correales. De lo contrario, no se estaría haciendo nada y sería un remedio paliativo. Por ello, es importante hacer esos correctivos, para luego ver si los cuellos de los dientes se cubren con un material específico, como alguna aplicación tópica de agentes desensibilizantes. ¿Cómo tratar la sensibilidad? - Si ve que este dolor es constante, lo primero y lo más importante que debe hacer es llamar y pedir una cita con su odontólogo o higienista dental. - Trate de encontrar un cepillo de dientes de cerdas suaves o el que su especialista le haya recomendado. - Igualmente, siga los consejos de cómo cambiar su técnica de cepillado, para que no dañe las encías. - Su odontólogo le prescribirá, de acuerdo con su problema, cremas dentales con fórmulas especiales para dientes sensibles, tal vez un gel especial o un enjuague con flúor. Por lo general, estos productos se pueden aplicar en casa. Claro está que después de estas aplicaciones se debe evitar ingerir alimentos o bebidas, tampoco debe enjuagarse la boca en una hora.Para tener en cuenta- Consulte al odontólogo dos veces al año o con más frecuencia, si su especialista lo aconseja.- No es recomendable aplicar productos para blanqueamiento sin supervisión de un odontólogo.- Cuando se pierde la pieza completa (incluyendo la raíz), se puede colocar de nuevo, solo si se hace en un lapso corto de tiempo, se conserva limpia. Por eso acuda pronto al especialista.- Los padres deben motivar a los niños a seguir disciplinas preventiva.- La primera visita al odontólogo se debe hacer a los 2 años de edad del niño, para aplicar flúor y sellantes en los sitios donde se depositen residuos y prevenir la caries.- De los 10 o 12 años en adelante, cuando se han mudado todos los dientes, se debe revisar si se requiere tratamiento de ortodoncia para corregir posiciones dentales inadecuadas.- Los dientes cambian de color debido a la edad, pues la dentina se hace más densa. También por el consumo de café, té, bebidas colas, cigarrillo, antibióticos, por traumatismos, exceso de fluoruro o pérdida del nervio. En dientes limpios no entran caries La limpieza de los dientes debe convertirse en un hábito diario. Cepillarse y utilizar el hilo dental para eliminar los residuos de comida debe realizarse, por lo menos, tres veces al día. En la actualidad, existen varias técnicas para lograr remover la placa bacteriana. No obstante, se debe seguir la que su odontólogo o especialista le haya recomendado. Por lo demás, basta con seguir las advertencias generales de higiene: - Cepille los dientes con una pasta dental que contenga fluoruro, tres veces al día, después de cada comida. - Utilice un hilo dental o un limpiador interdental, para limpiar los espacios entre los dientes, ya que las bacterias que causan caries se quedan entre ellos. En estos espacios se dificulta que las cerdas de los cepillos entren y no cumplan su función. Esta actividad sirve para remover la placa dental y las partículas de alimentos. No olvide hacerlo bajo el margen de las encías. - Es importante que después de cada tres o cuatro meses de haber empezado a usar su cepillo, lo reemplace por uno nuevo. - Después de que limpie sus dientes debe asegurarse de que el cepillo sea lavadocuidadosamente. Es de recalcar que se deben dejar secar al aire libre y los guarde en la posición correcta, con las cerdas hacia arriba, para que no haya contacto con bacterias. - No olvide visitar a su odontólogo regularmente para recibir limpiezas profesionales y para que sea valorada la salud de su boca. - Es bueno que en esas consultas hable sobre los productos de cuidado oral, que pueden ser los más eficaces para usted, recuerde que no todas las bocas son iguales. - Lleve una dieta equilibrada y evite ‘picar’ entre comidas. No está demás decir que hay que cepillarse después de consumir dulces o chocolates.EDISAR

Siga bajando para encontrar más contenido