África está en venta

Como los colombianos suelen otorgarle poca importancia a lo que acontece allende los mares; o dicho de manera un tanto burda, se contentan con mirarse el ombligo, es muy probable que el titular que encabeza esta nota no les despierte ningún interés.

POR:
diciembre 01 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-01

Qué me importa lo que ocurre en África, si está lejos de nosotros. Pues aunque no lo crean, sí tiene que mucho que ver. Nada más la frase de un periodista español, José Miguel Calatayud puede darles una pista: "grandes compañías compran tierras para producir alimentos que luego exportan, mientras los habitantes locales pasan hambre. Imagínese que España cediera la gestión de un territorio del tamaño de Extremadura a una empresa extranjera. O sea que hubiera españoles que pasaran hambre mientras compañías foráneas produjeran comida en España que luego exportarían a sus países de origen. Parece difícil de creer, pero esa es la situación que se está dando en algunos países de África subsahariana". Sin caer en exageraciones que nos ubiquen cerca de las 'banana-republic', parafraseando al autor se puede decir exactamente lo mismo en nuestro caso: imaginen que Colombia, en el afán de complacer a la inversión extranjera, cediera la gestión de un territorio del tamaño de la Orinoquia a una sociedad foránea. ¿No les parece un poco complicado el asunto? Y por qué hago referencia precisamente a esa zona; por la simple razón de que junto con ella y otras pocas del sur del Continente Americano, es donde quedan tierras fértiles disponibles. Aparte que las adquisiciones implican la expulsión de los pobladores locales, firmas de diversos orígenes llegan a la región antes citada. Es, por ejemplo, el caso de empresas Chinas que desembarcan con sus trabajadores sacando a empellones a los nativos. Es cierto y de esto no debe caber la menor duda de que la falta de regulación facilita el acaparamiento de tierras, desaprovechando la oportunidad de impulsar el desarrollo de estas regiones. Para ilustrar lo que está pasando en África, unos cuantos datos son útiles. Desde el 2001, los gobiernos de países en desarrollo han arrendado, vendido o están negociando la cesión de 227 millones de hectáreas, unos 2.27 millones de kilómetros cuadrados, según cifras del Land Matrix Partnership, un grupo de académicos, investigadores y ONG. De ese total, gran parte de los contratos que involucraron en gran mayoría a inversores extranjeros, se firmaron a partir del 2008. Y, desde ese año, más del 70% de los contratos se han dado en África, Mozanbique, Sudán del Sur, Etiopía, Zambia, Liberia y Madagascar. Incluso pequeños países como Uganda están cediendo grandes extensiones de tierra a firmas de origen extranjero. En la mayoría de los casos, estas adquisiciones conllevan la expulsión de las comunidades locales de las tierras en las que habitaban. Luego son usadas con fines comerciales como la producción de biocombustibles o el cultivo alimenticio básico como cereales o arroz, que son exportados a otros países. En el 2008, estas ventas alcanzaron su auge. Un incremento, según los expertos, dado por la subida del precio de los alimentos. A partir de entonces grandes inversionistas privados, en su mayoría occidentales y países como China e India, pero también Arabia Saudí, Kuwait y Corea del Sur, compraron tierras en el extranjero para producir comida. Si esto no es un campanazo de alarma para nuestros intereses, en verdad no sé qué puede ser. rosgo12@hotmail.comHELGON

Siga bajando para encontrar más contenido