Una agenda cargada de temas espinosos Administración de Obama se enfrenta a dos grandes reto

Antes del receso de agosto, la Casa Blanca espera que la Cámara de Representantes apruebe un proyecto de ley de energía, incluso un sistema de límites y negociación para controlar las emisiones de dióxido de carbono que causan el calentamiento global, y que el Senado apruebe un proyecto de ley de reforma del sistema de atención médica.

POR:
mayo 04 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-04

Además, Obama, de 47 años, decidirá si obliga a General Motors Corp. a declarar la quiebra y evaluará la viabilidad de Citigroup Inc., Bank of America Corp. y otros 17 grandes bancos del país. También es posible que para el tercer trimestre ya sepa si el plan de rescate bancario del Departamento del Tesoro funciona. En materia de política exterior, necesita mostrar progresos en Afganistán e Irak, por cuanto su propuesta de financiación bélica. También tendrá que mantener a raya a los demócratas que quieren que se forme una comisión de la verdad para investigar posibles abusos con presuntos terroristas. Bloomberg. Para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los próximos 100 días pueden definir su mandato. Después de unos tres primeros meses extenuantes durante los cuales enfrentó oposición limitada a un plan de gastos sin precedente y a una reformulación de los objetivos de Estados Unidos en el exterior, Obama acometerá la agenda presidencial más ambiciosa desde la del mandatario Lyndon Johnson en 1965. Para comienzos de agosto, antes de que el Congreso inicie su receso, la reciedumbre de Obama y su disposición a transigir serán puestas a prueba en dos de sus mayores prioridades: la atención médica, respecto a la cual Obama tiene que decidir si logra la aprobación de proyectos de ley en el Senado usando una maniobra de procedimiento para eludir la oposición republicana, y la energía, sobre la cual su propio Partido Demócrata está dividido. “Al actuar tan resueltamente y en una gama tan grande de asuntos, ahora todo le pertenece”, dijo Ed Gillespie, ex consejero del presidente George W. Bush, refiriéndose a la transferencia de responsabilidad de su jefe a Obama. A medida que Obama avanza en el cumplimiento de su amplia plataforma de campaña, puede aún necesitar lograr un balance en sus valores básicos y el pragmatismo, mientras su plan de gastos de 3,6 billones de dólares hace sonar alarmas sobre un creciente déficit presupuestario. “Uno va a ver la repetición de eso en todos los asuntos que vamos a encarar”, dijo el ex líder demócrata del Senado, Tom Daschle, confidente de Obama. '' Para comienzos de agosto, la reciedumbre de Obama y su disposición a transigir serán probadas”. La lucha contra el fraude En las semanas venideras, Obama planea reformar el sistema de contratación federal, combatir el fraude crediticio y facultar a los jueces a reducir el costo de las hipotecas de propietarios de vivienda morosos, y quiere que el Congreso apruebe un proyecto de reglamentación del consumo de tabaco. Para cuando cumpla 200 días en el cargo, puede que tenga la oportunidad de designar un juez de la Corte Suprema. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido