La agenda interna: la tarea de más urgencia

El objetivo del país tiene que ser el desarrollo económico y social y la erradicación de la pobreza. Para lograr estos objetivos, la única vía es la del crecimiento competitivo.(VER CUADRO)

POR:
agosto 25 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-25

Países como Irlanda, China, India, Vietnam, Corea, Hong Kong o Singapur son ejemplos claros de cómo el crecimiento competitivo ayuda a superar los problemas sociales. Algunos casos sobresalientes son por ejemplo China que redujo la pobreza absoluta de más del 50% a cerca del 8% entre 1981 y el 2000 y más recientemente Vietnam donde este indicador pasó de cerca del 58% a 29% entre 1993 y el 2002 . Los beneficios sociales del crecimiento competitivo pueden entenderse de la siguiente manera. Estos modelos de desarrollo basados en la competitividad tienen la ventaja de que, de por sí, tienden a mejorar la calidad de vida de la población. En un mundo globalizado, la competitividad se logra con tecnología y conocimiento, lo que genera una gran demanda de mano de obra altamente calificada y con mejores condiciones de seguridad social. Estos ya no son hoy asuntos estrictamente sociales o de equidad, en la actualidad son también aspectos económicos estratégicos. Por esta vía se pueden lograr mejores ingresos y mayor bienestar para los trabajadores. A estos beneficios directos sobre la población se suman los derivados de la mejor infraestructura física, del desarrollo científico y tecnológico, de la modernización general del país, de las mayores y mejores condiciones educativas. Si bien el crecimiento colombiano aún no alcanza a tener las dimensiones competitivas de los países mencionados, como ya se dijo el tipo de evolución reciente de la economía ya empieza a mostrar impactos favorables en materia social. Para consolidar este tipo de evolución, Colombia necesita políticas que se traduzcan en crecimientos altos y sostenidos. Para ello es indispensable superar los problemas que aún persisten en materia social, de competitividad y productividad, entre otros. El país debe apuntar hacia las mejores prácticas internacionales y hacia allá debe orientarse la política gubernamental. El siguiente cuadro permite comparar la situación de Colombia con algunos países muy exitosos en el ámbito internacional y otros, menos exitosos, pero reconocidos. Para dar este salto, sin embargo, es necesario desarrollar una estrategia de competitividad. ¿Qué aspectos debería abordar esta estrategia? No partimos de cero. El país ya ha avanzado en la modernización de las empresas, en mejorar el entorno económico, en cambios en sus instituciones, en la situación macroeconómica, entre otros aspectos. Pero aún falta mucho por hacer y este faltante es el que se recoge, en sus aspectos principales, en la agenda interna. Es decir, ya se ha hecho el ejercicio de recopilar las necesidades más urgentes, para lograr un entorno favorable en los negocios. La agenda es definitiva para poder aprovechar las oportunidades que se generan con la integración, en particular con mercados sofisticados como el de E.U. Los temas de la agenda se tratan en más detalle en otra sección de este informe.

Siga bajando para encontrar más contenido