Agente bursátil causa daño a cuentas y reputación del UBS

UBS, el mayor banco de Suiza, sufrió ayer un nuevo golpe para su ya castigada reputación al informar que ha descubierto unas pérdidas por valor de alrededor de 2.000 millones de dólares (1.456 millones de euros al valor actual) en operaciones no autorizadas de uno de sus operadores de la banca de inversión.

POR:
septiembre 16 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-16

Después de rozar la quiebra por la crisis financiera del 2008, de anunciar el despido de miles de trabajadores y de romper el secreto bancario para entregar a Estados Unidos los datos de 4.500 presuntos evasores fiscales, lo ocurrido representa un serio revés para la entidad, cuyas acciones cayeron por encima del 8 por ciento en la Bolsa de Zúrich. En un comunicado difundido minutos antes de la apertura del mercado bursátil suizo, el banco informó de que el presunto fraude todavía es investigado, pero que hasta ahora se ha podido constatar la importancia de la pérdida originada por esta actividad. UBS afirmó que es posible que esta circunstancia introduzca una importante variación en los resultados del tercer trimestre del 2011 y adelantó la posibilidad de que el periodo termine con pérdidas. En su escueta nota, la entidad aseguró que las operaciones no autorizadas no afectaron a las posiciones de los clientes. A falta de más información, todo parece indicar que la fuente del supuesto fraude está en Londres, ciudad en la que el banco tiene su división de mercados y donde la policía informó de la detención de un hombre de 31 años por un presunto delito de abuso de confianza. La BBC identificó al detenido como Kweku Adoboli e informó de que podría trabajar en la división bursátil del banco para Europa. Según medios suizos, y citando a la entidad, las operaciones irregulares fueron descubiertas el miércoles. - Una imagen ya deteriorada Más allá del perjuicio económico que el supuesto fraude cause a UBS, es indudable el daño para la reputación del banco, incluso en el caso de que se demuestre que no hubo nada ilegal, porque quedará la duda de cómo se gestionan los riesgos en la banca de inversión. UBS, entidad resultante de la fusión en 1998 de la antiguamente conocida como Unión de Bancos Suizos y del SBS, llevaba meses tratando de restañar su imagen, tras ceder a las presiones de Estados Unidos para que facilitara información de 4.500 de sus clientes estadounidenses, sospechosos en Washington de evasión fiscal. El banco aceptó pagar una multa de 800 millones de dólares, pero la gran controversia en Suiza la suscitó la entrega de información, porque supuso una brecha en el principio del secreto bancario, éxito de la banca helvética.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido