Agresivo plan de consumo interno de café

Con la meta concreta de aumentar en 30 por ciento el consumo de café en Colombia en los próximos seis años, mañana arranca la más ambiciosa campaña de de todos los actores de la industria cafetera nacional para promover la demanda de esta bebida en el país.

POR:
marzo 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-08

La filosofía central del Programa Promoción de Consumo de Café de Colombia es el de “hacer del café la bebida más apreciada y consumida por todos los colombianos hasta en el último rincón del país”. La cadena cafetera se organizó a través de un fideicomio del Programa Promoción de Consumo de Café de Colombia y en él participan Casa Lúker, la Federación Nacional de Cafeteros, que actúa como administradora del Fondo Nacional del Café, Colcafé, Nestlé de Colombia, Torrecafé, Águila Roja S.A. y más de 20 donantes. También se suman compañías tostadoras de café medianas y pequeñas que están representadas por Toscafé OMA y por Industrias Pinto, respectivamente. Para el gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Luis Genaro Muñoz, el incremento del consumo de café es “un sueño colombiano que debemos realizar y debemos estimular”, tras reconocer que las cifras muestran que la demanda de la bebida está estancada. De paso, el dirigente descarta que el déficit de producción del grano que caracteriza la actual coyuntura cafetera sea un obstáculo para el desarrollo de la nueva estrategia. “Colombia tendrá suficiente café para atender el consumo interno en los próximos años”, explicó Muñoz. CIFRAS Y PREPARATIVOS Las cifras más recientes de la Organización Internacional del Café (OIC) sobre consumo por habitante en países exportadores da cuenta de que en el 2008 un colombiano consumió 1,87 kilos del producto, en tanto que Brasil llegó a los 5,48. Y mercados como Honduras y Costa Rica alcanzaron los 3,77 y 3,54 kilogramos, respectivamente. Lo preocupante es que la cifra colombiana está antecedida de años con una tendencia al descenso en el consumo. Según el organismo internacional, en el 2007 fue de 1,89 kilogramos; el 2006 de 1,92 kilogramos; el 2005, de 1,95, y el 2004 estaba en 1,98 kilogramos por colombiano. Mañana, en el hotel Tequendama será dada a conocer la estrategia 2010 -2015, y los planes de promoción concretos para este año. La presentación estará a cargo de Ana María Sierra, coordinadora ejecutiva del programa. Sierra depende de Consejo Gestor que se encarga de la política de promoción, de las decisiones estratégicas y tácticas, y de la aprobación de proveedores y actividades. Uno de los aspectos importantes del plan consiste en una estrategia publicitaria diseñada por la agencia ADE 141, elegida entre seis firmas. Detrás de la estructuración de la campaña,está el consultor internacional Carlos Branco, experto en las estrategias para ‘levantar’ el consumo de café en varios países. Sus recomendaciones parten de que es necesario hacer encuestas de consumidores y analizar oportunidades y amenazas del mercado. Justamente, el último estudio que se reveló a finales del año pasado sobre los comportamientos del consumidor colombiano es parte del trabajo previo a la consolidación del programa. Igualmente, se realizaron más de 40 talleres con tostadores de Cali, Bucaramanga, Medellín, Bogotá y Barranquilla. Asimismo, la coordinadora ejecutiva del Programa realizó visitas a canales de distribución para consolidar el plan estratégico de promoción de consumo con toda la red del café en el país. Con la constitución del fideicomiso las empresas participantes en la estrategia también hacen una Declaración de Libre Competencia en la que se comprometen a respetar el principio de la libre mercado en sus actividades y relaciones industriales y comerciales, “agregando valor al consumidor y a los diferentes actores del sector”. Conquista para ir más allá de la casa y de la hora del desayuno Un bajo consumo de café fuera del hogar es uno de los detalles detectados en las investigaciones sobre el comportamiento de los consumidores frente a la bebida. El último estudio divide a los consumidores en tres segmentos: el de los entusiastas es el más grande con el 43 por ciento entre una base expandida de 26.525 encuestados. Le siguen los moderados (37 por ciento) y los indiferentes (20 por ciento). El consumo fuera del hogar es del 10 por ciento entre los entusiastas, mientras que entre los moderados es del 4 por ciento, y entre los indiferentes esa opción no es tenida en cuenta. Esto lo que indicaría es que la estrategia tendrá que buscar que la bebida esté en varias ocasiones de consumo, y no sólo asociadas al hogar y a la hora del desayuno, como parece que ocurre actualmente. En promedio, los que más gustan del café toman 3,9 tazas, mientras que los moderados llegan a 2,4 y los indiferentes están en el orden de las 1,6 tazas. Además, mientras que un 20 por ciento de los entusiastas dice que ha aumentado el consumo de café en el último año, un 15 por ciento de los indiferentes habla de una disminución de la bebida. Y acorde con la tendencia nacional, en la mayoría de las regiones se ve un descenso en el promedio de tazas consumidas por los mayores de 18 años, según las cifras de los últimos 20 años. Por ejemplo en Bogotá eran 4 tazas en el 1987 y dos décadas más tarde pasó a 3,6 tazas. El caso más notorio es el de la región central. Allí se pasó de 4,1 a 2,8 entre un periodo y otro. Por su parte, en la región oriental creció de 2,8 a 2,9 tazas en ese lapso.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido