Agro: llegan un millón de toneladas más

La dieta de los colombianos sigue aumentando su dependencia de los productos importados.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 24 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-24

Al finalizar el presente año, más de un millón de toneladas de materias primas agropecuarias y agroindustriales ingresarán al país provenientes del exterior, según cifras de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC). Este volumen de productos hace parte del incremento de la demanda en algunos sectores, pero también tendrá un efecto sustitutivo de la producción nacional, especialmente de cereales y cultivos de ciclo corto o semestrales, los cuales ya registran una caída en el área sembrada. Las cifras de la SAC indican que en el primer semestre ingresaron al país 769.278 toneladas más de productos agropecuarios, en comparación con el mismo período del 2005, lo que indica que al finalizar el año se sobrepasará la barreras de las mil toneladas. En concreto, entre enero y junio pasado se importaron 3’751.591 toneladas contra 2’982.313 toneladas del mismo período del 2005. Según las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) las importaciones de materias primas para alimentos balanceados tuvieron un costo de 145,4 millones de dólares en el período enero-junio del 2006, frente a 105,1 millones de dólares del mismo lapso de 2005. Igualmente, el rubro de otras materias primas pasó de 270.8 millones de dólares en el primer semestre del 2005 a 289,7 millones de dólares en el presente año. Esta situación ratifica las señales de crisis del sector, las cuales no solamente se expresan en las áreas sembradas, sino el menor ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto sectorial, la desaceleración del crédito rural y la caída del desempleo en el campo. “Lo peor de todo es que la dependencia de los productos importados va a seguir creciendo en la medida en que los agricultores no encuentren mercado para sus cosechas. Cuando la gente siembra y pierde dinero, se retira de la actividad y se dedica a otra cosa”, sostiene Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de agricultores de Colombia (SAC). Las importaciones agropecuarias que más crecieron en el primer semestre fueron las de maíz, las cuales pasaron de 1’088.894 toneladas en ese lapso del 2005 a 1’543.463 toneladas entre enero y junio del presente año. En total, ingresaron al país 454.569 toneladas de maíz más. Buena parte de estas materias primas sirvieron para sustituir la producción nacional, no solamente de maíz sino de otros productos utilizados en la fabricación de alimentos concentrados para animales. Otro producto que registró un aumento considerable de importaciones fue el arroz, que pasó de 1.767 toneladas en el primer semestre del 2005 a 68.294 en igual período del 2006. Sin embargo, los precios de este producto no se han visto afectados en una proporción similar, debido al incremento de la demanda. En general, los cereales y las oleaginosas registran los mayores aumentos en importaciones. Por ejemplo, de trigo ingresaron en los primeros seis meses de este año 25.000 toneladas más que el año pasado. Adicionalmente, un producto afin como las materias primas para panadería, también se incrementaron, al pasar de 4.765 toneladas en el primer semestre del 2005 a 6.487 toneladas este año. El fríjol soya fue uno de los productos con mayores importaciones, en comparación con las registradas a comienzos del 2005. De acuerdo con las cifras de la SAC, éstas pasaron de 146.100 toneladas a 184.573 toneladas en los primeros seis meses de este año. El algodón, otro de los productos que registró una fuerte caída en las siembras del primer semestre, incrementó las importaciones al saltar de 14.800 toneladas en el período enero-junio del 2005, a 28.695 toneladas en igual lapso del 2006. Para el presidente de la SAC, el principal problema es que muchos de los productos importados han empezado a subir de precios y el país va a tener que pagar a un costo más alto por estas materias primas, debido a que no hay suficiente producción nacional. “Eso se registra por ejemplo con el maíz, ya que Estados Unidos y otros países han comenzado a destinar parte de sus existencias a la producción de combustibles. Igual sucede con el aceite de palma y otra materias primas agropecuarias”, aseguró Mejía. Para los agricultores, una de las razones del incremento de las importaciones del sector es la tasa de cambio favorable a los importadores. A pesar de que en el primer semestre hubo una recuperación del precio del dólar hasta el punto de que en lo corrido del año se registra una devaluación acumulada de 3,96 por ciento, los agricultores consideran que en muchos productos aún hay un margen favorable para los importadores. Es más, en las últimas semanas el dólar ha vuelto a caer, lo que les hace perder competitividad a los productos nacionales frente a la competencia externa. Se calcula que las importaciones de alimentos durante el 2006 estarán cerca a los siete millones de toneladas, frente a los seis millones registrados el año pasado, las cuales a su vez presentaron un crecimiento de 265.000 toneladas, frente al 2004. La situación comenzó a preocupar a los productores, quienes aseguran que el menor ritmo del PIB agropecuario, tanto el año pasado (2,7 por ciento) como en el presente año (0,78 por ciento en el primer trimestre), son una muestra evidente de que la producción rural está en retroceso, lo cual a su vez ha afectado el empleo, el cual cayó 9 por ciento entre finales del año pasado y comienzos del 2006, y el ánimo para nuevas inversiones.

Siga bajando para encontrar más contenido