Se ahonda el déficit en España

Madrid/agencias. España, cuya economía está sumida en la recesión, siguió profundizando un déficit presupuestario agravado por las medidas gubernamentales para hacer frente a la crisis, que sigue recortando los beneficios de las empresas e incrementando el desempleo.

POR:
julio 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-29

En los seis primeros meses del año, el déficit presupuestal fue del 3,64 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), es decir, 38.600 millones de euros, frente al 1,78 por ciento de mayo (19.500 millones), según datos del Ministerio de Economía. La cifra es especialmente grave si se compara con los tres años seguidos de superávit de las cuentas públicas registrados en España entre 2005 y 2007, año en que éste alcanzó el 2,2 por ciento del PIB. En 2008, el déficit de las cuentas públicas ya fue del 3,82 por ciento, por encima del límite del 3 por ciento fijado por la Eurozona, después de que España entrara en recesión en la segunda mitad del año. En los cuatro primeros meses de 2009 el déficit fue del 0,60 por ciento. Y para todo el año 2009, el Gobierno prevé un déficit público de hasta el 9,5 por ciento. El aumento del déficit se debe a “la caída de la recaudación fruto de la coyuntura económica”, según el Ministerio, pero también al impacto de las diferentes medidas tomadas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero “para aumentar la liquidez de empresas y familias, que "superan los 10.000 millones de euros”, recuerda. Además, el Gobierno creó un fondo de 8.000 millones de euros para renovar infraestructuras a nivel local y crear empleo. La recaudación neta hasta junio ascendió a 74.915 millones de euros, un 19,1 por ciento menos que en el mismo periodo del 2008. Los impuestos directos se elevaron hasta los 36.591 millones de euros, también con un recorte interanual del 19,1 por ciento. El Irpf (impuesto sobre la renta de las personas físicas) disminuyó un 19,2 por ciento debido a la caída de las retenciones de trabajo y el impuesto de sociedades cayó un 24,7 por ciento interanual debido a los cambios normativos y a los menores beneficios de las empresas en la actual crisis. Los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron hasta junio 29.130 millones de euros, con un descenso del 27,5 por ciento frente al mismo lapso del 2008. En el IVA la recaudación ascendió a 18.632 millones de euros, un 35,8 por ciento menos en comparación con el ejercicio anterior. El incremento del déficit va parejo a la caída del PIB, que en el primer trimestre del año fue del -3 por ciento frente al mismo periodo del año anterior. Esta baja también es significativa teniendo en cuenta la década de fuerte crecimiento económico español, que culminó con un 3,7 por ciento del PIB en el 2007. Pero las previsiones no son mejores: este año podría caer un 3,6 por ciento. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido