Ahorradores en el lugar correcto

El mundial de fútbol de 1994 sirvió como escenario para el lanzamiento de una de las campañas publicitarias que no solo revolucionó la forma de anunciar del sistema financiero, sino que además es considerada como una de las mejores del país.

POR:
mayo 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-29

Ese año, Davivienda, que hasta ese momento se reconocía por tener una casita roja con un ahorrador feliz, pasó a ser la entidad que les recomienda a los colombianos no depositar su dinero en el lugar equivocado. Apelando al humor, la agencia de publicidad que trabaja con Davivienda empezó a producir comerciales como el de un señor mayor que mira emocionado una revista pornográfica y, a medida que pasa las páginas, repite constantemente ‘¡mamita!’, hasta que encuentra su ‘¡mijita..!’ entre las modelos; o el del hombre que empieza a ladrarle a un perro que está en encerrado, pero al llegar al final de la calle se da cuenta que la puerta de la reja está abierta. También el de un hombre vestido en cuero que llega a un taller de latonería y pintura y pide que le pinten muchas llamas a su carro y los hombres del taller, efectivamente, lo decoran con llamas; pero de las que usan los campesinos andinos como animales de carga. Daviviernda explica que la idea de la campaña es darle a entender a la gente que todo puede suceder en el momento menos pensado, y que nada mejor que prevenirlo con un buen banco. Sin embargo, cuando fue lanzada rompió los esquemas, pues hace 15 años, la publicidad de las entidades financieras se concentraban en dar a conocer un mensaje de solidez y de seguridad y no apelaban a la irreverencia, ni al humor, pues se temía perjudicar la imagen de seriedad que debe acompañar a un banco. Davivienda superó esos temores y los resultados son contundentes: su campaña tiene una altísima recordación y hoy esta entidad lidera el tercer conglomerado financiero del país (el Grupo Bolívar). Comenzó en 1972 como una corporación de ahorro y vivienda, que se inspiró en el cuento infantil de Hansel y Gretel, en el que existía una casita amable en el bosque en donde se recibía a todo el mundo. De ahí salió su famosa casita roja, que desde 1997 alberga a un banco, el cual viene creciendo a pasos agigantados, pues en el 2004 compró al Banco Superior y en el 2006 a Bancafé. Hoy, la estrategia del humor en la publicidad bancaria es recurrente entre varias entidades HERJOS

Siga bajando para encontrar más contenido