Ajustar la economía antes de que acabe el buen momento, pide el BID a América Latina

Un estudio de la entidad dice que la bonanza de la región obedece en gran medida a fenómenos globales como los mayores precios de las materias primas que se producen en varios países del continente.

POR:
mayo 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-29

El estudio fue debatido el pasado jueves, en el 'XX Simposio del Mercado de Capitales' que la Asobancaria realiza en Medellín.

Alejandro Izquierdo, economista principal de investigación de ese organismo, señala que el crecimiento actual de Latinoamérica está en niveles superiores al promedio histórico, pero si se elimina la coyuntura de las materias primas, el comportamiento del PIB tendría ritmos bastante normales.

Para el experto, ese fenómeno se presenta en los siete países más grandes de la región (México, Brasil, Chile,  Colombia, Venezuela, Argentina y Perú), cuyos comportamientos económicos han mejorado en los últimos meses gracias, precisamente, a la coyuntura de los altos precios de productos como el petróleo, el cobre, algunos alimentos y otros bienes mineros y agrícolas.

"Entre el 2002 y el 2006, el crecimiento promedio de esos países fue de 5,6 por ciento, pero si se quita el efecto de las materias primas ese crecimiento bajaría dos puntos, es decir, a un 3,6 por ciento", señala.

Advierte el analista que en varios de estos países se presentan superávit fiscales precisamente gracias a lo que llama el "viento de cola" que están recibiendo por el tema de los productos básicos.
Lo preocupante es que si se elimina esa coyuntura, los países de América Latina que hoy tienen superávit fiscal pasarían a tener déficit.

En el caso de Colombia, la situación podría ser más aún más crítica, pues mantiene un déficit importante aún en la actual coyuntura. En otras palabras, si no se diera la bonanza de los productos básicos, el país tendría un déficit fiscal consolidado mayor al reportado para el 2007 de 0,8 por ciento del PIB y de 3,2 por ciento para el Gobierno central.

Por esa razón, los ajustes de las finanzas públicas no pueden dejarse a mitad de camino y deben fortalecerse para que el buen comportamiento reciente de las economías de la región sea sostenible, insiste el BID.

Otros riesgos

El Banco Interamericano de Desarrollo también llama la atención por los efectos que pueda tener el mayor endeudamiento de algunos sectores económicos de la región.

Según Alejandro Izquierdo, en América Latina hay sectores que están ahorrando gracias al alza de las materias primas, pero existen otros cuya deuda está creciendo de manera importante y pueden sufrir mucho si se llegara a presentar un desajuste financiero internacional.

El experto del BID dice que el perfil de la deuda de los países de la región ha mejorado sustancialmente en los últimos años, lo que es una buena señal.

Señala que esa mejoría se basa en buena parte en la apreciación de las monedas locales frente al dólar, lo cual beneficia a los países en sus cuentas locales.

Sin embargo, al descontar la apreciación cambiaria y las tasas bajas de interés, el efecto ya no es el mismo y es ahí donde se debe tener cuidado con el manejo macroeconómico de la región porque 'no todo lo que brilla es oro'.

Efectos de la crisis hipotecaria

Alejandro Izquierdo, economista principal de investigación del BID, señala que América Latina ha salido bien librada de la crisis del mercado de alto riesgo o subprime de Estados Unidos gracias a que la Reserva Federal (FED) inyectó liquidez abundante para evitar un contagio internacional.

Esta situación es diferente a la crisis rusa, por ejemplo, que golpeó de manera sustancial a los demás países emergentes, pues no se tomaron las medidas necesarias a tiempo para evitar contagios, señala el representante del BID.

Siga bajando para encontrar más contenido