'El ajuste de las tasas anclará la meta de inflación'

César Vallejo, codirector del Banrepública, agrega que no es cierto que las alzas en la tasa de interés ocasionen una desaceleración de la economía.

César Vallejo

César vallejo, codirector del Banco de la República.

Archivo particular

Finanzas
POR:
reuters
marzo 01 de 2016 - 12:42 p.m.
2016-03-01

El Banco de la República comenzará a anclar las expectativas de inflación hacia el segundo semestre siendo firme en el ajuste alcista de las tasas y eso no tiene por qué impactar fuertemente a la economía, dijo César vallejo, codirector del Emisor.

Ante el riesgo inherente al elevado déficit de la cuenta corriente y a la persistente demanda interna, la política monetaria debe mantener su foco principal en las presiones sobre los precios para ir equilibrando las cuentas macroeconómicas, argumentó César Vallejo.

La autoridad monetaria comenzó en septiembre un ciclo de alza de su tipo de interés, que acumula un incremento de 175 puntos base, a 6,25 por ciento, como reacción a una inflación que se disparó a un 7,45 por ciento anual en enero.

El Índice de Precios al Consumidor está sobre el rango meta del Banco Central de entre 2 y 4 por ciento y analistas estiman que tocaría un máximo de 8 por ciento en los próximos meses antes de descender a un 5,2 por ciento al cierre de este año.

Vallejo insistió en que los factores inflacionarios son transitorios como el fenómeno climático de El Niño y la depreciación del peso.

Y, a pesar de que reconoció que éstos no se pueden combatir con constantes alzas de tasa, afirmó que esa política sí puede contener las expectativas futuras.

"A la gente se le olvida que es transitorio y empieza a moverse en una inercia inflacionaria, que es la famosa indexación", dijo. "Si ese anclaje es muy lento, uno podría decir démosle otro empujoncito a la tasa", agregó.

El codirector descartó que las alzas en la tasa ocasionen una exagerada desaceleración de la economía, que se expandiría cerca del 2,7 por ciento este y el próximo año, en línea con las proyecciones del banco y apenas por debajo del 3 por ciento estimado para el 2015.

Asimismo señaló que por sus conversaciones con empresarios se deduce que la demanda sigue fuerte, ignorando de alguna manera la desaceleración económica. "Es posible que haya una demanda rezagada, que no se dio cuenta de que este mundo cambió y siguen acelerados", dijo.

DÉFICIT ANGUSTIOSO

En cuanto al abultado déficit en la cuenta corriente, del 6,6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) según la última cifra disponible de septiembre del 2015, Vallejo expresó preocupación.

"Lo que me está en este momento angustiando a mí es el tema del mercado internacional de capitales, porque nosotros con un déficit de cuenta corriente tan alto, así vaya descendiendo, todavía necesitamos que nos lo financien", dijo.

Según cifras preliminares del Banco Central, sólo en enero salieron 400 millones de dólares de portafolios de extranjeros en carteras locales, al tiempo que la inversión extranjera neta se desplomó un 94,6 por ciento interanual.

El desbalance de la cuenta corriente fue una de las principales razones por las que Standard & Poors redujo a mediados de febrero el panorama de la calificación crediticia de Colombia a negativo desde estable.

Vallejo destacó que la economía colombiana no cuenta con sectores consolidados que sustituyan significativamente la caída en los ingresos petroleros, la principal razón del déficit, de allí que no haya fuerza para aumentar los ingresos por exportaciones. "Llegamos a la fiesta tarde".