Alcohol y embarazos

En medio de las noticias que coparon la agenda informativa los últimos días - la muerte de Joe Arroyo, el fallo de la Corte Constitucional que dice que los gays sí pueden formar familias y la medida de cárcel para Andrés Felipe Arias- , hay dos que pasaron desapercibidas y que son fundamentales: gracias a la veda de licor que se está aplicando en Bogotá, entre las 11 de la noche y las 10 de la mañana, los homicidios bajaron un 39%.

POR:
julio 29 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-07-29

Y esta otra: la senadora del Partido Verde, Gilma Jiménez, presentó un proyecto de ley para establecer un código de paternidad y maternidad responsable. Se trata de asuntos trascendentales. De forma directa o indirecta, el abuso del licor es la primera o segunda causa de muerte en el país, teniendo en cuenta accidentes de tránsito, riñas, peleas y atracos. Sin trago, la mayoría de esos incidentes no pasaría de unos moretones o huesos rotos, o simplemente no ocurrirían. Los colombianos son irresponsables a la hora de tomar, y por eso es oportuno y efectivo prohibir la venta de licor en las horas de la noche. En sólo un mes de aplicación de la medida (23 de junio a 22 de julio) que prohíbe en ese horario la venta de licor en la capital, los homicidios se redujeron en 39% con respecto al mismo periodo del 2010. Y hay más: las lesiones personales disminuyeron en 34%; los accidentes de tránsito en 39% y el hurto a personas en 19%. Más claro no canta un gallo. Debe ser una medida permanente y replicada en todas las ciudades de colombianas. Literalmente, es una política que salva vidas de forma inmediata. Ojalá todos los candidatos a las diferentes alcaldías tomen atenta nota de este importante hecho y lo incorporen en sus programas de gobierno. El que lo haga en Bogotá tiene mi voto. Y la propuesta de la senadora verde es revolucionaria: legislar en una materia satanizada por la Iglesia Católica como lo es el control de natalidad e impulsar, financiadas con dineros públicos, campañas educativas y pedagógicas que masifiquen los métodos anticonceptivos y el uso del condón. El objetivo es que los bebés que lleguen al mundo sean deseados. Hay que trascender el miedo y la ignorancia que son los argumentos de los prelados. Por fortuna, la Constitución de 1991 separó completamente a la Iglesia de los asuntos de Estado. Pero la propuesta trae temas aún más novedosos como el de pérdida del empleo para el padre o la madre que no reconozcan o no se ocupen debidamente de su hijo. Colombia, gracias a una institución líder y pionera como es Profamilia, ha avanzado mucho en control de natalidad. Es hora de que el Estado, cumpliendo su responsabilidad social, se sume a estas iniciativas. El presidente Santos también habló de masificar el uso de la llamada píldora del día después, que es otro efectivo método anticonceptivo. Bienvenidas todas estas propuestas en beneficio directo de las personas. Ricardo.Santamaria@fd.com] HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido