Alerta por El Niño hizo que se liquidara parte de los hatos

Los ganaderos han preferido vender sus animales que mantenerlos en condiciones difíciles.

La recuperación de los vientres liquidados (hembras sacrificadas) tardaría, por lo menos, cinco años.

Bloomberg

La recuperación de los vientres liquidados (hembras sacrificadas) tardaría, por lo menos, cinco años.

Finanzas
POR:
septiembre 11 de 2014 - 12:28 a.m.
2014-09-11

Al mismo ritmo de los anuncios acerca de la presencia del fenómeno de ‘El Niño’ en el país ha sido el comportamiento de las ventas de ganado a través de los canales de comercialización existente, como las subastas.

La situación se presenta porque los criadores de ganado se deshacen de los animales si el verano o el invierno es intenso; en ambos casos, sostener la dieta de los animales resulta costosa, por lo que es mejor venderlos que enfrentarse a posibles pérdidas.

“El ganadero trata de bajar el inventario ganadero de su predio como estrategia para mitigar el problema del verano”, dijo la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan).

Según el gremio, esto pudo haberse visto reflejado en la merma presentada en el sacrificio de ganado.

Según el Dane, durante el primer semestre del 2014 se sacrificaron 1,94 millones de cabezas de ganado vacuno, con un peso en pie de 793.310 toneladas. “El sacrificio estuvo 2,9 por ciento frente al mismo periodo del 2013”, dijo la entidad.

Acerca del tema, Eduardo Kerguelen, gerente comercial de la subasta Subastar de la costa Caribe, anotó que lo descrito se ha evidenciado en las zonas de Sucre, Cesar, Magdalena y Córdoba, zonas que son la despensa de animales machos para la ceba.

“La gente prefiere vender las hembras, pues se presentó una escasez de agua y se deterioró la calidad de los pastos.

“Durante este año hemos registrado un incremento del 30 por ciento en el comercio de hembras en todas nuestras sedes de subasta ganadera”, dijo Kerguelen.

El empresario destacó que esta liquidación de vientres, que en su mayoría van al sacrificio, ocasionará escasez de machos para ceba y, por ende, habría menos carne en el mercado.

Un último eslabón de esta cadena sería la importación del alimento.

Según el Dane, el sacrificio de hembras durante el periodo enero–julio de este año fue de 640.911 cabezas, el 39 por ciento del ganado sacrificado en todo el país.

La cifra total de animales que pasaron a sacrificio fue de 1’762.956 bovinos.