Alerta por regreso de ataques a oleoductos

El atentado del domingo al tubo Caño Limón-Coveñas no afectará la producción, pero es una mala señal para el negocio.

En lo que va del año, se han registrado tres atentados contra la infraestructura petrolera del país.

Archivo El Tiempo

En lo que va del año, se han registrado tres atentados contra la infraestructura petrolera del país.

Finanzas
POR:
abril 06 de 2015 - 08:14 p.m.
2015-04-06

Una fuerte explosión interrumpió la tranquilidad del Domingo de Pascua en la vereda Cañaguata, en Cubará, Boyacá.

Faltaban diez minutos para las seis de la tarde cuando se sintió la detonación que obligó al cierre del oleoducto Caño Limón - Coveñas, que en lo que va del 2015 no había sido atacado por los grupos guerrilleros que operan en la zona (Farc y Eln).

No obstante, este es ya el tercer atentado en contra de la infraestructura petrolera que se registra este año.

De acuerdo con el alcalde de Cubará, Jhon Jairo Alonso, el estruendo se sintió hasta en el casco municipal y la situación es “muy grave”.

“El mayor problema es que ha estado lloviendo y nos preocupa que con las lluvias el derrame de crudo llegue al río Arauca, de donde se toma el agua para los municipios de Arauca y Arauquita”, explicó el mandatario local, que señala que a escasos 80 metros de donde se produjo la explosión hay cinco viviendas habitadas.

Ecopetrol declaró que en cuanto se dio el atentado activó un plan de contingencia que incluyó notificar a los consejos municipales de gestión del riesgo de desastres de Cubará, Arauquita y Arauca y a sus pares de los departamentos de Boyacá y Arauca.

Los tres municipios se encargan de monitorear las fuentes de agua para evitar que el crudo llegue a las bocatomas de los acueductos locales.

“El ataque perpetrado por terceros desconocidos, produjo afectación de crudo en un caño de aguas temporales, el cual se encontraba sin caudal, y en cobertura vegetal”, señaló Ecopetrol en un comunicado de prensa.

El atentado se produjo en una zona de fácil acceso, por lo que ayer, según fuentes oficiales, efectivos de las Fuerzas Armadas revisaron el área donde ocurrió la detonación, para garantizar que fuera seguro entrar.

En horas de la noche el Ejército habría entregado formalmente la ‘zona asegurada’ a Ecopetrol, por lo que se espera que a más tardar hoy en la mañana se inicie el proceso de reparación del ducto y limpieza de la zona.

Hasta que no hagan una evaluación del daño, no se puede establecer cuánto tiempo deberá estar cerrado el ducto, pero lo más probable es que en cuestión de días se retome el bombeo. De ser así la producción no se afectará.

ALERTA

Este es el ataque de mayor magnitud que se ha presentado en la industria petrolera este año y la preocupación es que se reactive una serie de acciones de este tipo que, como el año pasado, frene la producción en el país.

Los dos primeros atentados registrados este año se dieron en el oleoducto Trasandino, ambos en el departamento de Nariño. Ninguno de los dos generaron interrupciones en la producción.

Por otra parte, con respecto al primer trimestre del año pasado, el número de ataques este año se redujo considerablemente.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Defensa, entre enero y marzo del 2014 se produjeron 35 atentados que frenaron la producción de 929.138 barriles de petróleo, esto da un promedio de 10.324 barriles al día.

El año pasado, en el país se dejaron de producir más de 6 millones de barriles por cuenta de este tipo de ataques.

PUDO SER MÁS GRAVE

Una de las personas que vive cerca de donde se produjo el atentado explicó que tras la explosión se sintió el sonido de la presión con la que salía el crudo del oleoducto. Sin embargo, según Alonso, el bombeo a esas horas por el oleoducto era bajo, de estar a su máxima capacidad se habría generado una emergencia ambiental más grave.

Fuentes de Ecopetrol confirmaron que, en efecto, en el momento de la explosión se estaba iniciando el bombeo a bajo flujo desde la estación Araguaney.

La zona también facilitó que se contuviera el avance del derrame.

Economía y Negocios