Alerta en varios sectores económicos por dólar caro

La Supersociedades analiza campos que pueden ser más vulnerables y los mantendrá observados para evitar insolvencias. Encuesta de Andi revela que es a lo que más le temen los industriales.

Toda las compañías que importan están en las mismas, pero a nosotros nos co- gió con otras varia- bles críticas”: Kinco.

Archivo

Toda las compañías que importan están en las mismas, pero a nosotros nos co- gió con otras varia- bles críticas”: Kinco.

Finanzas
POR:
julio 21 de 2015 - 11:20 a.m.
2015-07-21

Especialistas de la Superintendencia de Sociedades están cruzando variables dentro de sus bases de datos para ver qué empresas están en riesgo especial de entrar en insolvencia, por la devaluación del peso frente al dólar en 47 % en los últimos 12 meses. Esta operación ya la aplicó con ocasión de los bajos precios del petróleo, lo cual la llevó a detectar a mediados de abril por lo menos 23 compañías ligadas con esta industria proclives a irse a la reorganización financiera.

Ahora, la Súper escudriña en los estados financieros de más de 30.000 compañías que le reportan, y en otros informes, filtrando a aquellas que tienen una dependencia especial de materias primas importadas, comercializadoras de productos extranjeros y otras con deuda tasada en dólares. “También estamos mirando empresas de viajes, por ejemplo, que venden paquetes turísticos al exterior”, dijo una fuente de Supersociedades. “La idea es ver qué tanto se pueden afectar su patrimonio y sus activos”, según añadió. (Lea también: Devaluación descuadraría las cuentas inflacionarias)

Por lo pronto, la primera víctima del dólar caro que se conoce es la antioqueña Kinco, que maneja 23 restaurantes Burger King en el país bajo la modalidad de franquicia.

Su gerente, Hernando Lugo, confirmó que hace dos semanas la Supersociedades lo admitió como promotor dentro del proceso de reorganización que emprenderá. Esto implica la toma de medidas para mejorar las entradas económicas y renegociar la deuda con los acreedores.

“(Kinco) está en inminente incapacidad de pago, por cuanto para los primeros cuatros meses del 2015 la sociedad tuvo un ebitda negativo; sus ingresos operacionales no alcanzan a cubrir los costos y gastos”, dice el auto del 24 de junio en el que le admiten el inicio de la reorganización.

La firma venía en dificultades por los altos costos de arriendos, pero la subida del dólar le dio la estocada, pues el 70 por ciento de los insumos de la comida que vende son importados y se pagan en esa moneda. “Toda las compañías que importan están en esas; otra cosa es que la situación nos cogió en un momento con una cantidad de variables que hizo que se volviera crítico, de manera que se afectó fuertemente la rentabilidad del negocio”, anotó Lugo, quien no reveló cifras de su crisis. El plan de salvamento deberá presentarlo en los próximos días.

La empresa tenía planes de llegar a 50 locales en el territorio nacional y estos se frenarán, siendo la prioridad mantener los puestos de trabajo actuales.

EL ‘COCO’ DE LA INDUSTRIA

Si bien el presidente de Confecámaras, Julián Domínguez, opina que aún es prematuro diagnosticar los efectos de la tendencia devaluacionista, la última encuesta de la Andi, conocida el viernes, muestra que la carestía de la moneda estadounidense se convirtió en el nuevo ‘coco’ de los industriales. Esto a pesar de que la visión del Gobierno es que la actual coyuntura favorece a los empresarios nacionales. Mientras que en enero el 16 % de los industriales señaló ese factor como el más importante obstáculo para la actividad productiva, ubicándose en cuarto lugar; en mayo, mes de la última encuesta, la opinión del 31,6 % de los interrogados hizo que saltara al primer puesto, seguido por la falta de demanda. En tercer lugar está el costo en el suministros de materias primas (20,7 %), que en casos como el de Kinco y otros franquiciados, también depende del dólar.

Este diario consultó con sectores como tecnología, automotriz y elementos de lujo, que presentan una alta vulnerabilidad en esta coyuntura. María Juliana Rico, directora de la Cámara Automotriz de la Andi, indicó que la venta de carros nuevos caerá a 290.000 unidades, mientras que en el 2014 estuvo en 326.000. El promedio de alzas llega al 8 %, porcentaje que, sin embargo, es bajo en comparación con el alza en el dólar.

“El nivel actual del dólar es un reto para un sector como el de las TIC, en el que la mayoría de productos son importados”, destacó el presidente de la Cámara de Tecnología y Telecomunicaciones, Alberto Samuel Yohai, quien opinó que a su sector lo salva que las empresas ya no ven la tecnología como opción sino como obligación y siempre buscan estar actualizadas. No obstante, acepta que en las últimas dos décadas crecieron a más del 10 % anual, “muy por encima del resto de la economía”, y en el 2015 esperan un 7 u 8 %.

César Sánchez, gerente del portal Supershop, advirtió que en los primeros cuatro meses el mercado del lujo se contrajo. La gente esperaba que el dólar bajara y los importadores aguardaron para surtirse en el extranjero; sin embargo, “a través de los meses nos hemos dado cuenta de que es una tendencia que se va a quedar, y el consumo se ha reactivado”, dijo. Las marcas costosas se siguen vendiendo, si bien no a los niveles de antes. Por ello, la meta de crecimiento de Supershop se redujo del 85 % al 70 %, que tampoco es despreciable.

CAMBIOS QUE PROPICIA LA CRISIS

Para Rafael España, director de Estudios Económicos de Fenalco, la devaluación del peso frente al dólar no es tanto para preocuparse, sino para buscar soluciones creativas, mayores eficiencias y muchas veces para que las filiales en Colombia renegocien con sus casas matrices en el extranjero, ya que puede ser más costoso perder participación en el mercado que sacrificar parte de las ganancias. De hecho, ese ha sido uno de los caminos de Kinco, que ha renegociado las condiciones de su relación con Burger King y ha suscitado la comprensión de sus proveedores, pero también está buscando reemplazar la papa, pollo, carne y empaques importados por otros que se producen en el país y se paguen en pesos.

El presidente de la Cámara Colombiana de Franquicias, Luis Felipe Jaramillo, anotó que los franquiciantes están permitiendo cada vez más estas sustituciones, están bajando precios y condiciones, siempre y cuando no se sacrifique la calidad. Y aclara que las franquicias pasan por su mejor momento y no están disminuyendo.

El mismo concepto de sustitución de importados aplicado a los carros ha llevado a que la participación de lo nacional suba del 32% al 34% entre el 2014 y el 2015, según cifras de la Andi. Generar valores agregados es otra forma de sobrevivir. Por su parte, el Gerente de Supershop advierte que las compañías deben acudir a coberturas cambiarias para blindarse de volatilidades en la moneda.

neslop@eltiempo.com