Hacer alianzas para vender libros Unirse con las marcas de moda es una opción

Vender libros no es una tarea fácil, pues no se trata de un producto que se meta en el carrito del mercado, ni uno aspiracional para el que se ahorre con dedicación, ni tampoco de aquellos que la publicidad nos ofrece para sentirnos más sexys, elegantes o bellos.

POR:
mayo 12 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-12

Los libros ofrecen imaginación y conocimiento y eso no siempre es fácil de ofrecer. De ahí que en el marco de la Feria del Libro se lleve a cabo el Encuentro Internacional de Marketing Editorial 'Cada libro a su lector: Marketing como estrategia de innovación y crecimiento', al que asisten expertos y empresarios provenientes del Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Marruecos, España, México, Argentina y Colombia. Uno de estos participantes es Natalie Ramm, gerente de mercadeo de una tradicional editorial Penguin Books, que tiene en su haber autores como Agatha Christie, Ernest Hemingway y Salman Rushdie. Esta joven de 30 años llegó a la editorial luego de trabajar en agencias de publicidad que manejaban productos de consumo masivo como detergentes y alimentos, con marcas con mucho presupuesto para ello. De ahí que acudir a la creatividad fue el primer paso para lograr vender libros. "Pero ante todo se debe llegar al público de manera sutil y con honestidad, con razones de por que es importante el libro", dice. ¿Qué tipo de estrategias necesita un libro en este tiempo para alcanzar a sus lectores? En el mundo digital, son indispensables las buenas críticas y la conversación en torno a nuestros libros, como los foros en línea. Estos son uno de los primeros lugares a los que la gente acude a la hora de tomar decisiones de compra, y esto incluye los libros. De ahí que sea necesario producir una gran cantidad de contenidos para páginas de libros como capítulos gratuitos, por ejemplo. Los medios de comunicación social también son bastante fuertes, ya que es a menudo uno de los primeros espacios en los que la gente escucha acerca de un nuevo libro o producto. A medida que nuestros presupuestos son mucho más pequeños, tendemos a confiar bastante en las alianzas con otras marcas, con empresas de entretenimiento (EMI y la BBC), con instituciones educativas, museos, festivales y organizaciones de alimentos y viajes, con los cuales crear campañas de venta cruzada de beneficio mutuo. Por último, cuando los presupuestos de marketing son pequeños, se depende más que nunca del boca a boca, es decir, de la recomendación de lectura, por lo que nosotros trabajamos con grupos de lectura en todo el país. ¿Cómo llegó Penguin a implementar la idea de asociarse con marcas de café o chocolate que son, de alguna forma, ajenas al mercado editorial? Divine Chocolate y Carte Noire (café) se acercaron a nosotros para trabajar juntos, en ambos casos debido a que querían marcar un vínculo explícito entre disfrutar de una taza de café o una barra de chocolate, y el relax o escapar brevemente de la vida cotidiana, algo que también permiten los libros. Por ejemplo, en Carte Noire participaron actores famosos que leían extractos de Penguin Classics y se pusieron on-line. La campaña fue apoyada por un gran marketing y una campaña de publicidad en radio, prensa y en línea. Esa exposición en los medios no nos costó. - Las redes sociales atraen a los jóvenes Atraer nuevos lectores es el mayor reto de las editoriales, especialmente las nuevas generaciones, las cuales están aún más expuestas que otras a varias formas de entretenimiento, gracias a la tecnología. Por eso la especialista recomienda acudir a las redes sociales. "No se pueden ignorar. También hay que trabajar en alianza con las marcas de moda y relacionadas con productos de jóvenes, para mostrarles a ellos los libros. Se pueden compartir bases de datos y atraerlos a los libros a través de sus productos. En esto también se puede recurrir a las marcas de bebidas y ciertos alimentos". Natalie Ramm también menciona las alianzas con las páginas en Internet de los periódicos. "Buscar rincones que atraigan a los jóvenes". Y sin duda hay que recurrir a las redes sociales como Facebook y Twitter. "Tenemos comunidades de adolescentes que escriben comentarios y los ponemos a interactuar entre ellos", comenta. Los temas como ciencia ficción, los crímenes y los vampiros son atractivos para ellos.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido