Alimentos aceleraron las alzas en julio

El mes que acaba de terminar representó un encarecimiento general de los alimentos que componen la canasta familiar de los colombianos.(VER CUADRO)

POR:
agosto 01 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-01

En julio, muy pocos alimento se salvaron de las alzas de precios, a tal punto que la variación de la canasta de PORTAFOLIO de 0,75 por ciento es superior a la registrada en el mismo período del año pasado de 0,20 por ciento. También es superior a la baja de 0,26 por ciento que el grupo de alimentos dio en julio del 2005 en la canasta general que usa el Dane para medir el Indice de Precios al Consumidor (IPC). Durante el mes pasado, subieron los precios de los cereales y otros productos de panadería, así como las hortalizas y verduras, las frutas frescas, las carnes y sus derivados, los lácteos, las grasas, los huevos y los alimentos varios, especialmente el azúcar y la panela. En contraste, se presentaron bajas en las cotizaciones de los tubérculos, de manera especial la papa. En este último alimento, los menores precios se registraron por la mayor producción del altiplano cundiboyacense y el sur del país, incluida la papa criolla. En este grupo se presentaron alzas de precios en la yuca y el plátano. Este último registró caída de producción en la zona de Córdoba y Urabá. FRUTAS MAS CARAS Los alimentos que más se encarecieron en julio fueron la frutas y ese fenómeno contrasta con lo sucedido en los meses anteriores cuando la oferta era abundante y los precios registraban descensos. En julio pasado se destacaron, por ejemplo, las alzas en los precios de la naranja, el banano, el tomate de árbol y las otras frutas frescas como las guayabas, las curubas, las papayas, el maracuyá y los lulos. En el caso de la papaya hubo una reducción en el abastecimiento del producto procedente de los departamentos de Meta y Córdoba. En este grupo se mantuvieron constantes las alzas en los precios del tomate de árbol debido a que las cosechas de Cundinamarca y Antioquia no se han recuperado del todo. En el caso del aguacate se evidenció una reducción en la producción del Tolima, Santander y la Costa Atlántica. VERDURAS, EN ALZA El alza de los precios de los alimentos en julio también cobijó a las verduras y a las hortalizas. Aquí se destacaron los incrementos de precio registrados en la cebolla, el tomate, las otras hortalizas y verduras frescas (habichuela y repollo) y la lenteja. En el caso del tomate, por ejemplo, los precios aumentaron como consecuencia de la reducción de la oferta procedentes del Valle del Cauca, Huila e incluso Antioquia. Las alzas registradas en los precios de la cebolla se originaron especialmente por la finalización de las cosechas provenientes del Páramo de Berlín, ubicado en el departamento de Santander. El alza de verduras y hortalizas que se dio el mes pasado contrasta con lo ocurrido en el mismo período del año anterior, cuando hubo bajas en las cotizaciones de productos como la habichuela y el repollo. En ese entonces, las alzas afectaron a la zanahoria y a la cebolla. LA CARNE TAMBIEN SUBE El aumento de los precios de los alimentos registrado el mes pasado también incluyó a las carnes, especialmente de res y pollo. Según la canasta de PORTAFOLIO, pese a esos incrementos, se presentaron reducciones de precios en la carne de cerdo, las carnes frías y los embutidos. Pero la carne no fue el único producto de este grupo que presentó alzas, pues adicionalmente, en julio pasado se registraron aumentos en los precios de los lácteos, las grasas y los huevos. También subieron los precios de la leche, los otros derivados lácteos como el yogurt y el kumis, además de las grasas como la margarina. En contraste con lo anterior se presentaron bajas en los precios de los quesos. En julio del 2005 también se habían presentado alzas en los precios de las carnes, incluidas la de res, pollo, carnes frías y embutidos. AZUCAR, DISPARADA Uno de los productos que más ha golpeado el presupuesto familiar a la hora de hacer el mercado ha sido el azúcar, que en los últimos meses se ha encarecido de manera sustancial. Esa situación obedece a la producción de alcoholes con base en la caña, lo que ha afectado la producción de azúcares. A esto se suman las alzas de los precios internacionales registradas en los últimos meses. Además, del azúcar, en julio también se encarecieron los precios de la panela, las salsas y mayonesas y los jugos procesados. El mes pasado también se incrementaron los precios de los cereales y de otros productos de panadería. Este fenómeno se dio debido al comportamiento de productos como las pastas para seco y el pan. El aumento que se dio en los precios de los alimentos de julio contrasta en términos generales con lo sucedido en meses anteriores cuando las bajas fueron la constante. La nueva tendencia puede afectar el control general de la inflación. Por eso, ya hay voces que advierten sobre un posible aumento general de los precios de la canasta familiar en los próximos meses.

Siga bajando para encontrar más contenido