Los alimentos mantuvieron precios altos durante marzo

De acuerdo con el seguimiento hecho por Portafolio a los reportes diarios del Dane, en marzo hubo alta volatilidad de los precios.

El Dane reportó problemas de abastecimiento en algunas regiones, mientras que en otras hubo sobreoferta.

Archivo

El Dane reportó problemas de abastecimiento en algunas regiones, mientras que en otras hubo sobreoferta.

Finanzas
POR:
abril 01 de 2015 - 01:03 a.m.
2015-04-01

Los precios de los alimentos siguen generando presiones inflacionarias. Aunque productos como la papa, las verduras y las hortalizas han comenzado a bajar, otros, como el arroz, la arveja verde y buena parte de las frutas siguen en niveles altos.

Según el Gobierno, a finales de mayo se normalizaría la oferta de alimentos, con lo cual los precios cederían.

El ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, reconoce que durante las tres primeras semanas de este mes, los precios de muchos de los productos se comercializaron a valores por encima de lo normal, pero aclaró que ya hay regiones con cotizaciones en descenso.

De acuerdo con el funcionario, la carestía en ciertos alimentos es producto del coletazo del paro camionero, pero insistió en que los efectos de las protestas han comenzado a desaparecer.

Iragorri también les hizo un llamado a los comerciantes para que no se aprovechen de las necesidades de los consumidores. “Por favor, que no le hagan eso a la gente”, dijo el Ministro en declaraciones a la cadena Caracol.

El Ministro también aseguró que la especulación es otro de los factores que ha incidido en los incrementos de precios de los alimentos.

Por su parte, los agricultores coinciden en que la oferta ha venido mejorando, gracias a la salida de las cosechas de mitad de semestre, conocidas también como de mitaca.

De acuerdo con los reportes diarios del Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa) del Dane, las principales centrales mayoristas del país registraron un ascenso en la cotización de productos como tomate, arveja verde, habichuela, pimentón naranja, fríjol verde, cebolla cabezona y mora de castilla, en más del 20 por ciento.

Por el contrario, hubo tendencia a la baja en papa, frutas, cebolla larga, zanahoria, remolacha, pepino y lechuga.

De acuerdo con el Dane, entidad que revelará el próximo sábado la cifra de inflación correspondiente a marzo, el comportamiento de los precios de los alimentos en los últimos 31 días fue muy variado, al tiempo que reportó problemas de abastecimiento en algunas regiones, mientras que en otras hubo sobreoferta, con fuertes reducciones de precios, incluso tratándose de los mismos productos.

Los agricultores se quejan de los altos costos del transporte, e insisten en que mientras la gasolina y el Acpm han bajado de precio, los fletes no ceden, lo que quiere decir que las empresas transportadoras han elevado notoriamente su rentabilidad por la baja de los combustibles.

EL ARROZ HA MEJORADO LA OFERTA PERO EL PRECIO AÚN NO BAJA

En los supermercados, en Bogotá, una libra del grano, en blanco, vale alrededor de 2.400 pesos.

La mayor preocupación de las autoridades económicas sigue siendo el precio del arroz, cuyo producto solo bajaría de precio a finales de abril, cuando hayan ingresado la totalidad de las cerca de 150.000 toneladas de grano importado de los Estados Unidos y Ecuador.

Sin embargo, hay temor en torno a la posibilidad de que el cereal no baje de precio en la misma proporción en la que subió, una vez se haya normalizado la oferta, incluso en agosto y septiembre, meses en que la cosecha del primer semestre estará disponible en el mercado.

En efecto, este es uno de los productos procesados que, luego de registrar alzas, no baja, debido a que los industriales y las cadenas de supermercados alegan sobrecostos tanto de almacenamiento y secamiento, como de remarcación de precios para la venta al público. Así lo señala el propio Fedearroz.

LA TRANSMISIÓN DE UNA DEVALUACIÓN DEL 30 % SOBRE EL IPC ES DE 1,2 %, AL CABO DE UN AÑO

Aunque el Banco de la República confía en que el impacto de la devaluación no será fuerte para la inflación, los estudios hechos por la misma entidad revelan que sí habrá un efecto. Aún así, todo dependerá de factores como el comportamiento de la economía, del nivel de devaluación, e incluso de la misma inflación.

Un informe elaborado por Hernán Rincón, investigador del Emisor señala que en una devaluación del 30 por ciento, el impacto será de 1,2% luego de 12 meses. Carlos Huertas, también investigador del Banrepública, afirma que ante la señal de que los precios van a bajar en el segundo semestre de este año, las expectativas sobre el costo de vida son descendentes, lo que ayudará a reducir la demanda y a disminuir el valor de los productos básicos.