El almacén francés de lujo 'L'Occitane en Provence' trajo a Colombia nuevos productos naturales

La marca tiene entre sus productos de belleza y aseo personal, cremas antiedad para las mujeres y aceite esencial hecho de una planta sagrada que usaban las griegas como elixir de la eterna juventud.

POR:
mayo 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-19

Su gerente, el francés Sébastien Girardot, radicado en Colombia desde la infancia, trajo a los grandes centros comerciales de las principales ciudades del país sus productos llenos de olores suaves, ácidos, cítricos, dulces como la miel en jabones, verbena, cremas, champús, baños espumosos, geles y toda suerte de productos traídos desde la región de La Provence en Francia.

"Esta tradición alrededor de nuestros productos es muy seria. L'Occitane tiene un sentido social en todo: compra el karité a asociaciones de mujeres africanas, únicas autorizadas para cultivarla; todas sus etiquetas están en braille desde 1999 en ayuda a los invidentes", explica Girardot.

"Damos apoyo a mujeres emprendedoras y fortalecemos el conocimiento de la naturaleza; tenemos coherencia con el cuidado del planeta y el de las personas", agrega, quien trajo la marca al país en el año 2003 a pesar del escepticismo de la casa matriz frente al mercado colombiano.

La sorpresa fue que las ventas pasaron de 728 millones de pesos ese primer año, a 1.767 millones de pesos el siguiente y a 3.496 millones de pesos en el 2005, 6.047 millones de pesos un año más tarde y a 8.030 millones de pesos el año pasado.

La meta para el 2008 son 11.000 millones de pesos y saben que lo pueden cumplir con tiendas como la ubicada en el Centro Andino de Bogotá que ha ganado desde el segundo año un puesto permanente entre los diez primeros de esa marca francesa en el mundo, que cuenta con representación en Argentina, Chile, Ecuador, España (con 14 tiendas), Guatemala, México, Portugal (15 tiendas), Venezuela y Colombia con 10 tiendas.

El empresario también se lanzó hacia al mercado de los objetos para embellecer la atención de la buena cocina, y abrió Chez Moi (Mi casa).

Más negocios

Sébastien Girardot, decidió incursionar en el negocio de elementos de cocina con la tienda Chez Moi (Mi casa) en represen- tación de cinco marcas mundiales. Allí vende manteles, limpiones, velas decorativas, vajillas y cubiertos de diseños exclusivos que cambian de surtido cada dos meses.

Siga bajando para encontrar más contenido