En Alquería, se avanza con la idea de 'coordinar sueños', afirma su presidente, Carlos Enrique Cavelier

Carlos Enrique Cavelier dice que no es presidente de Alquería, sino coordinador de Sueños de la empresa láctea. Y el nombre de su cargo, no es gratuito porque encierra todo un concepto gerencial.

POR:
diciembre 01 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-01

Lo anterior, enfocado al capital humano.

¿Qué tiene Alquería que atrajo a la Corporación Financiera Internacional? 

Con la CFI, la 'atracción' ha sido mutua. Nos identificamos con su visión  del desarrollo económico, donde el eje no es sólo el de construcción  financiera, sino uno que ve la comunidad donde participa como el centro de  su actividad para contribuir, contribuir, contribuir.

¿Cómo sigue la empresa familiar, pese a tener como aliado a Danone?

Tenemos claro que, para integrarnos al mundo, tenemos que forzarnos a hacer  alianzas. En estos procesos hay grandes riesgos, pero si se logran  establecer reglas claras y los socios son excelentes, se logran los  objetivos. Alquería seguirá siendo una compañía de familia como a lo largo  de su historia.  

Hace una década estaba en Ley 550. ¿Cómo la superó?

Con tenacidad, oraciones y mucho, mucho foco en el consumidor; así crecimos  lo suficiente para reducir el tamaño relativo de los intereses, poder  empezar a acumular caja para pagar el capital y finalmente salir del  proceso. 

¿Cuál es el secreto del éxito para Alquería?

Visualizar muy claramente el futuro y tener un equipo con gente  extraordinaria con el que se trabaje con base en la confianza, llegando a la  transparencia. Claudio Fernández-Araoz, consultor principal de Egon Zehnder, concluye que el éxito de las personas después de cierto nivel se basa en  lograr conformar equipos con gente extraordinaria. El equipo gerencial de  Alquería está conformado por un equipo de ensueño y capaz de soñar...

¿Por qué prefiere llamarse 'coordinador de sueños' y no presidente? 

Estamos en la era del conocimiento, donde todas las personas de un equipo  queremos tener autonomía. Queremos soñar a la madrugada y no llegar al  'cubículo' a, literalmente, 'hacer caso'. Hoy, la estructura de las empresas  ya no es en forma de pirámide. Se hace global y se transforma en una red  mallada. Lo importante no es la jerarquía sino las relaciones y las  interacciones. Es una estructura sistémica, una red de vínculos. Eso me hace  ser coordinador de sueños, no presidente.

¿Cómo crece una compañía desde la innovación?

Si recordamos la primera clase de Microeconomía, se nos enseña que en un  mercado perfecto todos actúan igual y no producen utilidades por fuera de lo  normal. Lo que nos permite la innovación y la investigación (no sólo en  productos, sino por ejemplo organizacionalmente) es diferenciarnos. En  'Different', una profesora mía de Harvard, Youngme Moon, va al centro de  este proceso. 

¿Cuál cree que es el aporte de Alquería a la industria láctea?

Esperamos haber traído en el pasado algunas ideas modernas a la cadena;  pero sobre todo lo que queremos hacia adelante es tener en Colombia una de  los sectores lecheros más competitivos del mundo. Nos gustan los adagios  populares, pues están llenos de sabiduría: Insistir, resistir y persistir.  Querer es poder.

Siga bajando para encontrar más contenido