Alquiler de vientres en Estados Unidos, cada día más comunes

Philipsburg/AFP. Sentada en el balcón, la joven estadounidense de 26 años acaricia soñadora su panza de seis meses de embarazo, sin embargo, los gemelos que está gestando no son suyos.

POR:
julio 16 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-16

Brandy Hummel, residente de Philipsburg, en Pensilvania (E.U.), aceptó a principios de este año brindar su vientre para gestar el hijo de una pareja que vive en Nueva York. El contrato, extremadamente preciso, fue negociado por la abogada Melissa Brisman. ‘Alquilar’ el vientre de una mujer a cambio de dinero está prohibido en varios estados de E.U., incluido Nueva York, pero en Pensilvania es legal. El estudio de Brisman tiene a cargo más de 150 gestaciones de ese tipo cada año, y estima que el total en E.U. es de alrededor de 6.000. Las cifras oficiales son inexactas, dado que en muchos casos no se declara que se trata de un hijo nacido por el método de madres portadoras, explicó la abogada, que asegura haber visto cómo en sus 13 años de práctica legal se disparó la demanda. Las parejas homosexuales y las que vienen de países donde las gestaciones con ‘madres de alquiler’ son ilegales constituyen el grueso de los clientes. La madre biológica de los gemelos que Brandy Hummel lleva en su vientre, Dina Feivelson, quiso junto a su esposo, Neil, tener familia luego de vencer un cáncer. Pero los médicos la disuadieron: un embarazo hubiera sido demasiado riesgoso. Fue entonces cuando decidió lanzarse a la aventura. “Teníamos 24 embriones congelados”, explicó la joven neoyorquina sentada en medio de una cantidad de fotos de las ecografías de los gemelos, que la madre sustituta les envía cada 15 días. “Necesitábamos transformar esos embriones en bebés”, cuenta esperanzada. Los Feivelson se ocupan de todos los gastos médicos y accesorios de Brandy Hummel, y le pagan un ingreso mensual de 2.100 dólares desde que fue inseminada hasta que dé a luz. Al igual que Brandy Hummel, la mayoría de las madres sustitutas dice actuar por altruismo. Derechos sobre el bebé En los términos de la mayoría de los contratos, los derechos de la madre sustituta sobre el bebé terminan inclusive antes de que den a luz. En el caso de los Fei- velson y los Hummel, acordaron mantenerse en contac- to después del nacimiento de los gemelos, escribirse y mandarse fotos. “Tenemos una muy buena relación”, asegura Dina Feivelson. ''Quisiera que alguien hubiera hecho lo mismo por mí, si no hubiera podido tener mi propio hijo. Además, me encanta estar embarazada”, dice Brandy Hummel.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido