Alumbrado público debe ser con bombillas de sodio

Así lo afirma Iván Acuña, Presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Alumbrado Público.

POR:
julio 26 de 2011 - 12:09 a.m.
2011-07-26

 

Según el presidente de Asociación Nacional de Alumbrado Público, solamente cuando los municipios optan por prestar el servicio a través de concesión se moderniza toda la infraestructura, reducen los costos, hay mejor mantenimiento de bombillas y disminuye el consumo de energía.

El alumbrado público es una de las tantas obligaciones que tienen los municipios con los ciudadanos.

Sin embargo, en la mayoría de casos el servicio se presta de manera ineficiente debido al alto costo que representa, como consecuencia principalmente del uso de tecnologías obsoletas, contaminantes y el poco control que ejercen las autoridades.

Iván Acuña, presidente de la junta directiva de la Asociación Nacional de Alumbrado Público (Anap), habló con Portafolio sobre este y otros temas.

¿Cuántos municipios han entregado en concesión el alumbrado público?

Se estima que de los 1.140 municipios existentes en el país, 200 ya han optado por este mecanismo, es decir, cerca del 10,4 por ciento, lo que representa el 46,87 por ciento del número total de luminarias instaladas en Colombia. Se calcula que en el país existen 1’400.000 lámparas para el servicio del alumbrado, de las cuales 610.000 están bajo la responsabilidad de concesionarios.

¿A quién corresponde presentar ese servicio de alumbrado público?

Los municipios son los encargados y los responsables de prestar este servicio a la comunidad.

¿Cómo lo hacen?

El municipio tiene diferentes formas: uno, directamente; otro, a través de convenios que realizan por las empresas comercializadoras de energía y con otros prestadores del servicio y, por último, hay municipios que han optado por prestarlo a través de concesionarios.

¿Qué ventajas tiene para un municipio optar por el sistema de concesión y no prestarlo directamente?

En un plan de ahorro diseñado hace 15 años por el Gobierno se obligó a los municipios a cambiar las luminarias de mercurio por las de sodio, pero esto no se ha podido cumplir porque los municipios no cuentan con recursos para ejecutar ese cambio.

Lo que se ha demostrado es que cuando un municipio presta el servicio a través de un concesionario este, con sus propios recursos, moderniza todo el sistema de iluminación cambiando las inconvenientes y obsoletas luminarias de mercurio por luminarias incandescentes de sodio de alta presión.

¿Qué ventajas tienen las bombillas de sodio?

Las bombillas de sodio son menos contaminantes, tienen mayor duración, producen mayor luminosidad y consumen menos energía que las de mercurio.

El concesionario queda con la obligación, durante todo el tiempo de la vigencia del contrato, de mantener unos niveles de eficiencia en el alumbrado público, es decir, luminarias en buen funcionamiento, en una proporción no inferior al 90 por ciento.

De tal manera que solamente cuando los municipios optan por prestar el servicio de alumbrado público a través de concesión se moderniza toda la infraestructura.

¿Cómo contribuyen los concesionarios a bajar el consumo de energía y a proteger el medio ambiente?

Inmediatamente se coloca una luminaria de sodio incandescente de alta presión se produce una reducción del consumo, mientras que en el mercurio la luminaria de menor consumo es de 125 vatios, esta es reemplazada, por ejemplo, por una de sodio de 70 vatios.

Para nadie son desconocidos los daños que produce el mercurio no sólo al medio ambiente, sino al propio ser humano.

Reemplazarlas no sólo ayuda a solucionar un problema ambiental, sino un asunto de salud pública.

¿Cuál es la tendencia en tecnología de alumbrado púbico?

Lo que comúnmente se usa, incluyendo los países europeos y los más desarrollados de América, es la iluminación a través del sodio de alta presión.

Últimamente se está tratando de introducir a través de bombillos de Led que tienen mucho menor consumo de energía, impactan menos el medio ambiente y tienen mejor luminosidad.

Sin embargo, sus costos aún son demasiado altos. Por eso en Colombia no hemos podido adoptar ese sistema.

EL PAÍS TIENE 119 MUNICIPIOS EN DONDE EL SERVICIO LO PRESTAN LOS PARTICULARES

En Colombia hay 23 concesionarios del alumbrado público, que representan 119 municipios, agremiados a la Asociación Nacional de Empresas de Alumbrado Público (Anap), que reúne también a los proveedores de elementos para el alumbrado público y a las firmas de ingeniería afines a esta materia. Los municipios concesionados demandan una potencia de 56.6 MW (megavatios), que equivalen a un consumo de energía por mes de 20’363.607 Kw/h (kilovatios hora) con un costo promedio de facturación de casi 6.000 millones de pesos mensuales.

 Además de esta cifra de consumo de energía se cancelan a las empresas comercializadoras por la facturación y el recaudo del impuesto del alumbrado público alrededor de 500 millones de pesos por mes.

La Anap lanzará hoy la revista ‘Iluminar’, órgano de expresión de la Asociación que permitirá tener contacto permanente con las entidades y gremios afines al sector, pero principalmente con los beneficiarios del servicio.

Siga bajando para encontrar más contenido