El alza de los 'commodities' pone a dieta a un gigante de los alimentos

El alza de los 'commodities' pone a dieta a un gigante de los alimentos

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

Sara Lee Corp., una de las mayores empresas estadounidenses de alimentos, anunció recientemente que registrará una rebaja contable de casi US$1.000 millones en el cuarto trimestre. Este es el último indicio de que los altos precios de los commodities están minando el plan de recuperación diseñado por su presidenta ejecutiva Brenda Barnes.

La compañía informó que los altos costos del trigo y la débil economía perjudicaron a sus divisiones de panadería en España y de servicios de alimentos y panadería en Norteamérica, difi cultando su capacidad para mantener el fondo de comercio que se sumó a ellas cuando Sara Lee adquirió la panadera Earthgrains en 2001.

Como resultado, la empresa tiene que hacer una rebaja contable de entre US$865 a US$975 en el trimestre fi scal que terminó el 28 de junio. La compañía agregó que recibió una oferta para vender partes de su negocio de servicios de alimentación en Norteamérica pero no identifi có al postor. Sara Lee reportará sus resultados del cuarto trimestre el 7 de agosto.

Los retos que enfrenta el negocio de panadería de Sara Lee ponen de relieve los problemas con los que se ha topado Barnes desde que tomó las riendas de la empresa en febrero de 2005. Entonces, predijo que convertiría a Sara Lee, una empresa en declive formada por negocios heterogéneos, en una compañía centrada en productos de consumo con una meta ambiciosa de márgenes de  ganancias de 12%.

Ahora, Barnes se ve en una posición difícil, con pocas opciones para complacer a sus accionistas.

Los márgenes no están siquiera cerca del 12% y la acción ha caído 35% desde que ella se convirtió en presidenta, un declive que también refleja la venta de activos y la escisión de un negocio de ropa.

Los inversionistas se están poniendo cada vez más nerviosos pero, aunque la compañía sigue siendo el blanco de rumores de una posible escisión, esa opción sería difícil de ejecutar. Vender su rentable negocio europeo de productos para el hogar y cuidado personal ¿ la división que probablemente acapararía mayor interés ¿ implicaría pagar una gran cantidad en impuestos. Y la venta de esa filial dejaría a Sara Lee con una rentable división internacional de café, pero también con filiales de panadería y carne que pasan dificultades en medio de los  altos costos de los commodities y la competencia.

Barnes heredó un conglomerado con decenas de marcas que incluían desde pasteles y ropa interior a betún. La ejecutiva, que antes dirigía la división norteamericana de PepsiCo Inc., lanzó una campaña para reformar Sara Lee, vendiendo activos que representaban un 40% de los ingresos y consolidando operaciones. Pero a Sara Lee le falta un enfoque claro. Vende café, desodorante y repelente de insectos en el extranjero, y pan, carnes frías y salchichas en Estados Unidos.

Entre otros cambios, Barnes ha tratado de ubicar los productos de carne y pan los unos al lado de los otros en los supermercados y exponer más sus marcas en los perímetros de las tiendas, donde hay más tráfico que en los pasillos centrales.

Aunque Sara Lee ha subido sus precios del pan cuatro veces desde 2007, fabricantes de cereales como General Mills Inc. y Kellogg Co. han podido hacer frente a las alzas de los commodities sin afectar su volumen y sus márgenes tanto como Sara Lee. Los márgenes de la empresa son de los más bajos de la industria alimentaria: 7,7% en el tercer trimestre, frente al 17,5% de General Mills en un período similar y el 15,5% de Heinz.

Cuando Barnes se puso al frente de Sara Lee, descubrió que cada unidad de la empresa realizaba sus propias compras, sin aprovecharse de la economía de escala, así que creó un departamento central de compras. También reunió a los departamentos de carne y de panadería en una única sede. Barnes dice que, casi terminada la reestructuración, está lista para realizar compras, aunque no reveló detalles.

Sara Lee ha marcado algunos goles con sus productos. El pan Sara Lee Soft & Smooth ha convertido a la empresa en la marca número uno de pan fresco en EE.UU. Una nueva línea de sartenes, vasijas y sándwiches han resucitado a la marca de salchichas Jimmy Dean, y los productos femeninos de cuidado para los pies han inyectado nueva vida en la marca centenaria de betún Kiwi.

Estos nuevos productos han ayudado a elevar las ventas un 10% en el tercer trimestre, a US$13.200 millones, algo que según Barnes no ha recibido atención debido a los bajos márgenes. "Estoy satisfecha con el progreso, pero no con el precio de la acción", señala.

Barnes cree que las cosas están mejorando, pero se arrepiente de haber presentado la meta de márgenes de 12%. "Fue estúpido".

Siga bajando para encontrar más contenido