Ambiente positivo por la labor del Congreso de la República

Un total de 32 proyectos de origen gubernamental fueron aprobados en las plenarias del Senado y la C

POR:
diciembre 20 de 2010 - 12:10 a.m.
2010-12-20

El balance favorable registrado en el Senado y la Cámara, en cuanto a discusión y aprobación de normas, generó optimismo entre los inversionistas.


Después de muchos años de malos resultados y de desprestigio debido a su precaria dedicación en la discusión y la aprobación de los proyectos de ley presentados por el Gobierno y los propios parlamentarios, el Congreso de la República, que asumió funciones el pasado 20 de julio, mostró un balance positivo en el último semestre de este año.


Hay consenso en el sentido de que los miembros del Legislativo le cumplieron a la economía y al país, al dar luz verde a la mayoría de los proyectos prioritarios que requiere Colombia para solucionar cuellos de botella claves como las regalías, la salud, los ingresos fiscales, el manejo racional de los recursos que genere el auge minero energético y la restitución económica y social a las víctimas de la violencia.


Los empresarios y los analistas destacan la labor del Congreso, y reconocen que la mayoría de sus integrantes están actuando a conciencia en la toma de las decisiones.


Este panorama juega un papel preponderante a la hora de determinar los factores que generan confianza entre los inversionistas, tanto para las empresas que apenas buscan un espacio en el mercado colombiano, como para aquellas que quieren expandirse por el territorio nacional.
El panorama para el clima de negocios es favorable en el cierre del año, gracias al trabajo conjunto desarrollado entre el Gobierno y el Congreso de la República. El Indicador de la Confianza en Colombia se ubica en 89 por ciento.
 

 

La solidaridad ha sido clave en este invierno

 

Pese a los estragos del invierno, tanto en vidas como en daños y en costos económicos, los colombianos han asumido una actitud solidaria y proactiva para tratar de solucionar, por lo menos, las urgencias de familias damnificadas.


Las empresas han respondido al llamado del Gobierno para ser generosas con esta situación, que ya deja a cerca de dos millones de personas prácticamente con el agua al cuello y cerca de un millón de hectáreas productivas inundadas.
 

 


 

Siga bajando para encontrar más contenido