La amenaza de parálisis del Estado federal vuelve sobre Washington

La posibilidad de una parálisis del Estado federal norteamericano planeaba nuevamente este viernes sobre Washington, que asiste a una nueva pulseada entre el oficialismo demócrata y la oposición republicana en el Congreso, por causa del financiamiento de ayuda a víctimas de desastres naturales.

POR:
septiembre 26 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-26

Sin acuerdo en el Congreso antes del primero de octubre, los servicios considerados no esenciales de la administración podrían teóricamente dejar de funcionar, con consecuencias nefastas para la economía, que registra una tasa de desempleo de 9,1%. El Senado de mayoría demócrata votó el viernes contra un proyecto de ley de finanzas adoptado horas antes por la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos. Ante este nuevo bloqueo, el tono subió en el Capitolio el viernes, y quienes quedaron en medio son los estadounidenses víctimas de recientes catástrofes naturales que esperan la ayuda federal. Los fondos de la agencia de gestión de crisis (Fema) previstos para ayudar sobre todo a los afectados por el huracán Irene, que a fines de agosto golpeó el este de Estados Unidos, se agotarán la semana próxima. "Todo retraso a causa de la falta de acción del Senado pondría en peligro la ayuda a las víctimas", advirtió el presidente republicano de la Cámara, John Boehner. Pero los demócratas rechazan el plan republicano porque la oposición incluyó una disposición para financiar en parte, con medidas de ahorro presupuestal, una partida de 3.650 millones de dólares para las catástrofes naturales. Los demócratas querían una partida de 6.900 millones. Para intentar salir del entuerto, el jefe demócrata en el Senado, Harry Reid, aceptó el viernes los 3.650 millones propuestos por la Cámara, pero sin las medidas de ahorro exigidas por los republicanos. En marzo pasado, y luego en abril, los legisladores estuvieron a poco de dejar sin dinero a varios servicios públicos debido a una áspera polémica sobre el presupuesto. Llegaron a un acuerdo a último momento. Este tipo de parálisis de la administración tiene su antecedente en 1995 y 1996, durante la Presidencia de Bill Clinton, durante cinco días y 21 días, respectivamente.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido