América, cada vez más dividida

El acercamiento económico de Uruguay a Estados Unidos y los pactos comerciales de América Central y algunos países andinos con Washington muestran, más que unidad, la fragmentación del continente, según los expertos.(VER MAPA)

POR:
mayo 05 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-05

El Gobierno del presidente de E.U., George Bush, ha justificado su campaña para firmar Tratados de Libre Comercio (TLC) con países latinoamericanos con el argumento de que son ‘piedras’ con las que poco a poco se construye el edificio del Area de Libre Comercio de las Américas (Alca). La región muestra una división no vista en muchas décadas. “La fragmentación de América Latina es muy obvia”, señaló Riordan Roett, director del departamento de América Latina de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados (Sais) en Washington. Por un lado, están México América Central, la República Dominicana, Colombia, Perú, Ecuador y Chile, que han apostado por afianzar sus vínculos con Washington mediante tratados comerciales. No lo hacen por favorecer la creación del Alca, sino por las dudas de que ese acuerdo llegue a pasar alguna vez del dicho al hecho. “Por la ausencia del Alca, los países se están esforzando en firmar acuerdos de libre comercio con E.U.” y tener acceso a su mercado de casi 300 millones de habitantes, indicó Cynthia Arnson, directora del programa de América Latina del Centro Woodrow Wilson. Una explicación similar ofrece el gobernador del Banco Central de Nicaragua, Mario Arana, quien coordinó las negociaciones del pacto comercial de su país con Washington como ministro de Fomento. “No le estamos diciendo que no a América Latina o al Alca, sólo que el Alca ha caído en una parálisis. Nosotros nos queremos aprovechar acá primero” del comercio con E.U., dijo. Además del centrado en Estados Unidos, otro núcleo de poder en el continente se ubica en Caracas y a él parece haberse unido el nuevo presidente de Bolivia, Evo Morales. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, promueve una izquierda ‘bolivariana’, expansiva, y a golpe de chequera fomenta a candidatos que le son afines en su vecindario, incluido Daniel Ortega en Nicaragua y Ollanta Humala en Perú, según se ha denunciado en ambos países. El tercer centro de influencia en América Latina es el Mercosur (Mercado Común del Sur), que debería haber establecido una unión aduanera total entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay este año, según prometieron sus respectivos jefes de estado en 2003. En lugar de más integración, el pacto está envuelto en conflictos. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, criticó esta semana en Washington al Mercosur, que dijo que “no le sirve” a su país como está diseñado, aunque descartó que vaya a dejarlo.. “Uruguay está muy infeliz con el Mercosur, porque siente que no se han beneficiado de la misma forma las pequeñas y las grandes economías”, dijo Arnson. La gota que ha colmado el vaso es la disputa con Argentina por el establecimiento de dos papeleras en la margen uruguaya del río Uruguay, a juicio de Roett. Buenos Aires se opone a su instalación con el argumento de que contaminarán la vía fluvial y denunció el caso ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, mientras que Montevideo apoya su construcción, que costará 1.860 millones de dólares, lo que supone la mayor inversión en la historia del país. Por las disputas con sus vecinos, Uruguay ha mirado al norte y firmó en 2004 un tratado de inversión con Washington. Vásquez se reunió ayer con George Bush en la Casa Blanca y ambos estuvieron de acuerdo en la necesidad de “ampliar, aumentar e intensificar el intercambio comercial”, según dijo el propio gobernante uruguayo. Efe LEJOS DE LA UNIÓN El Alca es el gran premio, lo que interesa de verdad a las multinacionales estadounidenses, pues establecería un sólo mercado, regulado por las mismas normas de inversión y protección de la propiedad intelectual, desde Alaska a Tierra de Fuego, como les gusta señalar a sus promotores. Doce años después de que comenzaran las negociaciones, esa visión de un continente unido en su adhesión al libre mercado y unas reglas homogéneas de comercio tal vez nunca haya estado más lejos de hacerse realidad, según los expertos.

Siga bajando para encontrar más contenido