Americaflor fija estrategia para evitar su quiebra

Conglomerado de 11 empresas venderá activos para pagar sus deudas, que suman 180.000 millones de pesos.

Archivo Portafolio.co

Flores

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 19 de 2011 - 04:08 p.m.
2011-12-19

La venta de algunos lotes de sus fincas para desarrollar allí proyectos inmobiliarios fue la tabla de salvación que Nicolás Nanetti, representante legal del grupo empresarial Americaflor, le presentó el viernes pasado a la Superintendencia de Sociedades.

Así, con estos negocios (si los aprueba la entidad), recogerá 12.000 millones de pesos, 2.000 millones para pagar los salarios de sus 1.500 empleados y el resto, para salvar a las comercializadoras Floramérica y Caribean de la liquidación, orden emitida por la Superintendencia el miércoles pasado.

En diálogo con EL TIEMPO, el empresario aseguró que antes de la Navidad, pagará los salarios. Además, anunció que seguirá aportando partes de algunas de sus fincas para proyectos de vivienda de interés social hasta lograr ingresos por unos 370.000 millones de pesos.

Así, les pagará a los proveedores y al sector financiero y salvará a su grupo de empresas, conformado por 11 sociedades, todas dedicadas al sector floricultor, que están sujetas a la Ley 1116, de reorganización empresarial.
“Tengo el comprador, el negocio armado, y solo me falta convencer a dos bancos y a la Supersociedades”, dijo.

En total, las deudas del empresario suman 180.000 millones de pesos, de los cuales 64.000 los debe al Banco Agrario, su principal acreedor.

“En lo propuesto a la Super, está el futuro de los acreedores, los trabajadores y las empresas”, dijo, mientras criticó la posición de algunas entidades de los sectores oficial y financiero frente a su caso, pues mientras algunas lo ‘ejecutan’, otras –de forma simultánea– tiran los salvavidas.

Por ahora, las fincas de Americaflor siguen trabajando, algunas con recursos propios, mientras que otras han firmado acuerdos de explotación conjunta para que otras empresas del sector utilicen la infraestructura y la mano de obra y así le generen ingresos.

Nannetti atribuyó la caída de su grupo empresarial (negocios de familia desde finales del siglo pasado) a cuatro factores.

El primero, la revaluación del peso colombiano frente al dólar estadounidense, que afectó a todos los exportadores colombianos y les hizo perder competitividad. En segundo lugar, cuando compraron los negocios al grupo estadounidense Dole, los recibieron con sobrecostos en mano de obra y administración de entre el 20 y el 40 por ciento (más que las otras del sector).

Un tercero fue de tipo político, heredado de los créditos adquiridos por Dole, que terminaron siendo parte (sin serlo) del escándalo de Agro Ingreso Seguro (AIS). “Esto generó la desconfianza total de los proveedores y clientes y nos llevó a la pérdida de varios negocios”, aseguró Nannetti.

El cuarto factor, ‘la estocada final’, fue un bloqueo de los sindicatos de los trabajadores a las las fincas Guacarí y Splendor. “Todo lo de adentro se perdió y, obviamente, quebraron”, anotó.

Hoy, el grupo Americaflor es uno de los de peor percepción pública en el sector floricultor, pues se le ha señalado de atizar conflictos laborales en sus fincas, del aprovechamiento indebido de los créditos de fomento a los exportadores e, incluso, de haberse lucrado de AIS y de los subsidios entregados al gremio de los floricultores.

Es obligatorio reestructurar el negocio

Además de la venta de partes de sus activos fijos, el empresario plantea también la necesidad de estructurar el negocio de las flores, que comprende, entre otros aspectos, la reducción de los costos administrativos y los relacionados con la nómina; a mediano plazo, diversificar los mercados e invertir en nuevas tecnologías de producción.

Juan Carlos Domínguez / Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido