Análisis/Un instrumento clave para la competitividad

Hoy, cuando la industria colombiana está padeciendo una severa crisis que coincide con los TLC con EE. UU., Canadá y la UE, las zonas francas pueden cumplir un papel redentor, en especial para permitir la creación de nuevas unidades industriales al lado de los puertos y aeropuertos.

POR:
octubre 28 de 2013 - 12:11 a.m.
2013-10-28

Las zonas francas han sido un excelente instrumento para aquellos países que se deciden a jugar un papel importante en la industria. En este momento existen en el mundo más de 3.500 zonas francas en 130 países, que generan 66 millones de empleos directos, es decir, una vez y media la población colombiana.

Las zonas francas fueron el instrumento clave que le permitió a China realizar experimentos de capitalismo, hace 30 años, en un país totalmente cerrado en el cual el único que podía importar, producir y exportar era el Estado.

Estas nuevas zonas, promovidas por Deng Xiao Ping, atrajeron masivamente capitales extranjeros, en especial norteamericanos, japoneses y alemanes, creando ambientes competitivos en los que la combinación de excelentes parques industriales, programas de capacitación diseñados a la medida para producir lo que no existía y cercanía a los puertos, así como incentivos fiscales y procedimientos ágiles que lograron el rápido flujo de insumos extranjeros para producir manufacturas dirigidos a los mercados globales, hicieron posible que China se convirtiera antes de lo que nadie hubiera imaginado en el primer país industrializado del mundo, en el primer exportador del mundo y en la segunda economía del globo.

Cerca de 200 zonas francas (que allí se denominan zonas económicas especiales) han creado nuevas oportunidades de trabajo a 40 millones de operarios que hoy también destinan su producción al mercado doméstico.

Pero el fenómeno de estas zonas no es exclusivamente asiático. En el hemisferio americano, cerca de millón y medio de trabajadores producen sus bienes y servicios en más de 1.000 zonas francas que obedecen a disímiles intereses comerciales.

La mitad de las zonas francas de América se encuentra en Estados Unidos y tiene una gran importancia en la producción de automóviles (60 plantas), en la refinación de petróleo (37 refinerías), y en la producción de medicamentos, actividades de logística y producción de cohetes espaciales.

La intención de las zonas francas norteamericanas es disminuir el impacto de las importaciones mediante la incorporación de mano de obra e insumos locales en un mercado que es el primer importador del globo.

En Centroamérica y el Caribe, más de 250 zonas francas generan medio millón de empleos y se llevan el Pareto de las exportaciones de estos países, en especial hacia Estados Unidos, con productos tales como instrumental médico, telas y confecciones, autopartes, y servicios de valor agregado.

Las zonas francas en Centroamérica y el Caribe son el motor de las exportaciones, y aun países con regímenes de izquierda, como Nicaragua (120.000 empleos), las apoyan decididamente.

Costa Rica ya sobrepasó los 2.000 dólares por habitante en exportaciones de manufactura hacia Estados Unidos (frente a 120 dólares de exportaciones de Colombia).

En estos momentos en que la industria colombiana está padeciendo una severa crisis que coincide con los nuevos acuerdos en vigencia, como son los de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, y sin que estos tratados de libre comercio tengan nada que ver con la recesión industrial de nuestro país, sino más bien con el modelo anterior de una industria diseñada prioritariamente para servir al mercado doméstico y al andino, con productos fabricados desde la cumbre de las montañas con energía costosa y sin infraestructura vial, las zonas francas pueden cumplir un papel redentor, en especial para permitir la creación de nuevas unidades industriales al lado de los puertos y aeropuertos, y la fabricación de productos de valor agregado y servicios en las ciudades mediterráneas.

Martín Gustavo Ibarra

Presidente Honorario de la Asociación de Zonas Francas de las Américas

Siga bajando para encontrar más contenido