¿En dónde están los analistas corporativos?

El mapa de la cobertura de empresas en Wall Street se está reduciendo, golpeando a los inversionistas y la liquidez de las firmas

POR:
mayo 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-28

 
 Por Jeff D. Opdykey Annelena Lobb
Hace un año, analistas de inversión de siete firmas de corretaje siguieron el progreso financiero de Intevac Inc., una pequeña firma de tecnología de California. Hoy, sólo un analista le sigue los pasos.
"Esa cobertura era bastante importante para nosotros", afirma Jeff Andreson, el director financiero de Intevac. Entre otros problemas, perder cobertura "afecta la liquidez, lo que hace que sea más difícil para nuestros inversionistas institucionales acumular o vender posiciones", asegura.
Intevac no es un fenómeno aislado. Ya sea debido a despidos, retiros anticipados, jubilaciones o rotación de personal, el mapa de la cobertura corporativa de Wall Street se está reduciendo.
El proceso es común cuando hay sobresaltos en el mercado y fue agravado por la caída de Lehman Brothers y Bear Sterns, que cubrían a cientos de empresas. Esta situación está dejando a compañías pequeñas como Intevac con menos analistas para ayudarlas a promocionarse entre los inversionistas.
Entre septiembre y mediados de mayo, un período que incluyó los peores problemas de Wall Street y la economía estadounidense, analistas dejaron de cubrir formalmente más de 2.200 empresas, lo que representaba alrededor de un cuarto de los informes realizados durante el período, según datos compilados por FactSet Research Systems Inc.
En comparación, de septiembre de 2006 a mediados de mayo de 2007, el período de antesala al récord de más de 14.000 puntos que registró el Promedio Industrial Dow Jones, sólo 6,4% de los informes fue emitido para anunciar el fin de una cobertura.
Las pequeñas empresas no son las únicas que sienten los recortes. Las compañías medianas y grandes también han perdido cobertura.
Hubo casi 1.350 instancias de analistas que dejaron de cubrir acciones de rango medio, o 17% de todos los analistas que realizaron informes en el período, más del triple del ritmo de 2006-2007. Más de 15% de los analistas que seguían acciones de rango alto abandonó la cobertura, por encima del doble que el ritmo previo.
Verizon Communications Inc., una de las principales empresas de telecomunicaciones de Estados Unidos, perdió cinco analistas en los últimos meses, según FactSet. Sin embargo, aún tiene más de 20 analistas cubriéndola, así que casi no siente la pérdida. En un email, un vocero de Verizon afirmó que la cantidad de analistas que cubren la empresa ha seguido siendo "bastante constante". Varias firmas dejaron de cubrirnos, pero han sido reemplazadas por otras".
La pérdida de cobertura puede ser significativa no sólo para empresas pequeñas sino también para sus inversionistas. Analistas relacionan la gerencia corporativa con inversionistas institucionales y, en menor medida, minoristas. Aunque en algunas ocasiones se les ha criticado por acercarse demasiado a las empresas y ser demasiado optimistas con respecto a sus acciones, los analistas construyen un mosaico de información y análisis que puede ayudar a generar interés en una empresa en particular. Los buenos analistas hacen incluso un mejor trabajo para entender cuándo las operaciones corporativas tienen problemas y por lo tanto les advierten a los inversionistas que se alejen.
Cuando la cobertura se desvanece, las acciones se resienten.
Según investigaciones de los profesores de finanzas Kent Womack, de la Universidad de Dartmouth, y Ambrus Kecskes, de Virginia Tech, en el año en que cesa la cobertura de una acción, ésta suele tener un desempeño por debajo del promedio de la industria.
Además, "la liquidez comienza a acabarse", afirma Womack. Esto tiene la consecuencia de ahuyentar a inversionistas institucionales, quienes temen que no podrán construir una posición sin cambiar marcadamente el precio de la acción, o más importante, dejar una posición con rapidez de ser necesario.
Scholastic Inc., una editorial de libros infantiles que incluye la edición estadounidense de la serie Harry Potter, perdió la cobertura de Goldman Sachs, J.P. Morgan y Citigroup, entre otros. Hoy, sólo tres analistas siguen la empresa. En consecuencia, ahora los ejecutivos de la editorial pasan más tiempo de viaje, reuniéndose con potenciales inversionistas institucionales, ya que Scholastic tiene menos analistas de Wall Street para generar atención.
"La forma en que nos comunicamos con los inversionistas ha cambiado", afirma Jeffrey Matthews, el vicepresidente de estrategia corporativa y relaciones con el inversionista de Scholastic.

Siga bajando para encontrar más contenido