Para analizar amenazas de grupos ecologistas que usan terrorismo, se reunirán industriales y policía europea

La Federación Europea de Industriales y Asociaciones Farmacéuticas, que agremia unas 80 compañías y asociaciones de laboratorios, estudiará los principales objetivos de esos grupos.

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

En la reunión, que se llevará a cabo el lunes en Bruselas y en la que participará la agencia policial europea (Europol), se examinarán los actos de estas organizaciones medioambientales, que se han hecho más frecuentes y más inquietantes en los últimos años, según publica el diario francés Le Monde.

Fuentes de EFPIA citadas por el vespertino francés indicaron que "vemos cada vez más que se convierte en una actividad internacional que se exporta y se extiende por Europa continental con franquicias".

El corazón de la nebulosa eco-terrorista en Europa es el conocido como Frente de Liberación Animal (ALF, en sus siglas en inglés), que a través de un sitio internet reivindica manifestaciones ecologistas radicales en todo el continente.

En el caso de Francia, el pasado 28 de junio se produjo uno de los actos en los que los eco-terroristas han ido más lejos al atacar las instalaciones de los laboratorios Charles River en Saint Germain sur l'Arbresle, cerca de Lyon.

Los autores de ese ataque con un artefacto explosivo (una botella de gas y un dispositivo de activación) provocó de madrugada el incendio de una parte de los locales de esta empresa de origen estadounidense especializada en animales de laboratorio y la destrucción de tres vehículos utilitarios.

La investigación se ha encargado a la Fiscalía antiterrorista de París apoyados en una decena de gendarmes.

Francia, que hasta ahora había quedado relativamente al margen de este tipo de acciones, ahora aparece en el "pelotón de cabeza" de los países más afectados, según el jefe de la lucha antiterrorista de la dirección general de la Gendarmería, Christian Dupouy.

En 2007 se registraron 53 acciones reivindicadas de grupos vinculados a lo que se denomina el eco-terrorismo, y en los tres primeros meses de este año se llevaban contabilizadas otras 13.

En agosto del pasado año, una milicia en favor de los derechos de los animales que responde a las siglas ARM hizo creer a las autoridades francesas que había introducido agua oxigenada en unos contingentes de disolución para lentillas, lo que llevó a la retirada de los productos del mercado.

Siga bajando para encontrar más contenido