Analizar el cambio

El gerente de una empresa estatal me había solicitado que le ayudara con un cambio organizacional que se iniciaría allí muy pronto. Sus temores estaban en la resistencia que algunos ejecutivos medios podrían emprender, pues algunos síntomas así lo indicaban.

POR:
mayo 29 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-29

Tras el primer intercambio de ideas, se hizo notorio que otro proyecto similar de unos dos años antes se había visto frustrado y quedaba una sensación de fiasco que ahora quería prevenirse. Como el cambio era procedimental, y no tecnológico, el gerente estimaba que una simple innovación metodológica no causaba traumatismos. Como en este caso la orden provenía de arriba, el gerente se sentía obligado a ponerla en práctica a la fuerza para no desairar a sus superiores. Está equivocado, le dije. Nunca se pueden subestimar las razones por las cuales las personas o los grupos se oponen a una idea, por más simple que ella pudiera presentarse. Si él deseaba que la instrucción se implementara de inmediato, necesitaba un tiempo de análisis que tuviera en cuenta primero los antecedentes del problema, y enseguida empezar a delinear las nuevas estrategias que se requerían para la nueva situación. Es muy común en los organismos del Estado que los cambios se hagan con base en el poder, por lo general debido a la naturaleza de urgencia que exigen los asuntos públicos. La orden de arriba parecería ser suficiente para que todo el mundo marchara obedientemente y que las cosas funcionarían muy pronto sin necesidad de demasiadas explicaciones. Llegados a este punto, advertimos que el cambio tocaría muy sensibles aspectos de las relaciones entre varios grupos y, de paso, afectaba las expectativas salariales y de empleos en algún sector de la entidad. El análisis de fuerzas impulsoras y restrictivas se puso en marcha. En este modelo de trabajo (de Lewin) se fueron consignando las distintas variedades de rechazo que el cambio causaba, se examinaron los excelentes documentos que servían de apoyo y todos los efectos colaterales que vendrían en seguida. La conclusión de nuestro gerente fue sencilla: los procedimientos formales estaban bien construidos, las normas eran claras y las funciones se habían diseñado de una manera apropiada. Por ahí no era la cosa. Lo que surgió fue más complejo: dos grupos internos que competían por tener el control del cambio, estaban incrustados en posiciones radicales que tenían su propio líder informal, a tal punto que las actitudes se habían derivado hacia ofensas y retos que parecían inmanejables. Cuando se introdujo una nueva parte interesada, que podía facilitar con su importancia la solución de la disputa, se vio que la triangulación permitía reducir el ímpetu de los demás. Esta estrategia de atenuación del conflicto, ensayada para el caso, evidenció que en el sector público siempre se pueden hallar nuevas respuestas a una misma situación. Había gente interesada en desmontar la autoridad del gerente. Por ejemplo, detrás de uno de los grupos se hallaba un importante político profesional que los animaba a proseguir con la repulsa para poder mantener los privilegios de unos cargos conseguidos mediante maniobras clientelistas. Los miembros de uno de los grupos lo habían abordado para que metiera baza en el problema so pretexto de estar amenazados por la medida. La fuerza de los intransigentes se resolvió entonces con una conversación razonada con el congresista hasta que éste se hizo del lado del cambio. La organización de la administración pública en general es proclive a este tipo de escenarios. En la empresa privada esta circunstancia es menor. Pero la lucha por el poder en los organismos públicos contiene actores oficiosos que a menudo echan por la borda las mejores intenciones de los gobiernos. El análisis de fuerzas es un instrumento adecuado para reconocer los poderíos latentes en los procesos de cambio y diseñar las estrategias que lo facilitan. Consultor privado "Nunca se pueden subestimar las razones por las cuales las personas o los grupos se oponen a una idea”.

Siga bajando para encontrar más contenido