Andinos buscan ‘subirse’ al tren de negociaciones con Europa

Colombia, Ecuador y Perú quieren continuar por el camino de los acuerdos comerciales.(VER GRAFICO)

POR:
mayo 08 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-08

Y para confirmar esta decisión, insistirán este jueves y viernes en lanzar oficialmente las negociaciones con la Unión Europea, durante la cumbre que realizan en Viena los países latinoamericanos con este bloque de integración. Todavía no se sabe si se les unirá Bolivia, que ha tenido una actitud ambivalente en el tema. Pero es casi seguro que Venezuela no aspirará. Tras consolidar negociaciones con Estados Unidos y explorar opciones con los países Centroamericanos, los andinos quieren entrar fuerte al mercado de la UE, integrado por 25 países que en conjunto tienen una población de 456 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto que bordea los 12 billones de dólares. El ingreso per cápita promedio es de 29.000 dólares. Pero no serán pocos los obstáculos que tendrán que sortear estos tres países para lograr un inicio de negociaciones. Hace dos años, una solicitud similar presentada por algunos de los andinos durante la cumbre UE-Latinoamérica que se cumplió en Guadalajara, México, terminó con una respuesta muy diplomática pero poco favorable: la UE sólo iniciaría negociaciones cuando la Comunidad Andina tuviera un mayor grado de cohesión, pues en ese momento ni siquiera estaba operando el arancel externo común. Dos años después, la situación de la CAN es mucho más crítica. El reciente anuncio de Venezuela de retirarse formalmente del bloque comercial y las insinuaciones que en el mismo sentido ha hecho Bolivia, han generado tensiones. Pero, curiosamente, hay quienes creen que en esta ocasión a los andinos que tienen interés en negociar con la UE sí les ‘sonaría la flauta’. El jefe de la oficina de la Comisión Europea para Colombia y Ecuador, Adrianus Koetsenruijter, dijo el viernes pasado que el retiro de Venezuela no afectará los planes para que la CAN negocie un acuerdo comercial con la UE. “Evidentemente va a tener ciertas consecuencias, cada país tiene derecho a permanecer en su grupo como quiera... sin Venezuela es otra CAN... (pero) creo que no hay gran dificultad para Europa de empezar (negociaciones comerciales) con esta Comunidad Andina'”, dijo al respecto el jefe de la Comisión Europea. Esta declaración confirma algunas consultas que desde hace varios meses vienen haciendo los países andinos. Preocupados por la posibilidad de que pudieran perder nuevamente el ‘tren de los acuerdos comerciales con la UE’, desde hace varios meses los países venían adelantando una gestión diplomática. Los continuos anuncios de Venezuela contra este tipo de negociaciones había encendido las alarmas al punto que el secretario general de la CAN, Allan Wagner, realizó hace un par de meses una visita, país por país, para confirmar quiénes estarían interesados en participar. Funcionarios de los cinco países andinos mostraron su interés e incluso una reunión con vicecancilleres, convocada el 19 de abril para ultimar los detalles de la cumbre que arranca esta semana en Viena, incluyó al delegado de Venezuela, que ese mismo día se enteró de la decisión de su país de retirarse de la CAN. EL IMPULSO DE LA UE La Unión Europea ha expresado su decisión de intensificar sus relaciones con América Latina en varios campos. Entre otros temas, espera profundizar en: Crear una asociación estratégica “reforzada mediante una red de Acuerdos de Asociación y de Libre Comercio en la que participen todos los países de la región, y profundizar los acuerdos vigentes con México y Chile. Sostener un diálogo político más directo; establecer relaciones más directas de cohesión social y sobre el medio ambiente. Contribuir a la creación de un marco más estable y previsible en los países latinoamericanos y ayudar a la lucha contra la droga y la corrupción. 456 Millones de habitantes tiene la Unión Europea. Su Producto Interno Bruto alcanza los 12 billones de dólares y el ingreso per cápita llega a los 29.000 dólares, aproximadamente. Problemas de integración, mal que cunde No sólo la Comunidad Andina de Naciones registra en estos momentos serios problemas en su proceso integrador. También Mercosur pasa por un momento difícil. Así lo reconoció el canciller de Brasil, Celso Amorín, quien atendió la semana pasada la visita del ministro del Exterior de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. Durante las reuniones con el funcionario europeo, Amorín reconoció que los problemas que hoy enfrentan los bloques de integración suramericanos “hacen parte de aquello que podríamos llamar dolores del crecimiento” porque hace unos años las naciones de la región tenían poquísimas relaciones con sus vecinos. Hoy los países tienen relaciones intensas y “relaciones intensas traen problemas, traen dificultades. No es una novedad...y todas ellas deben ser resueltas por el diálogo, por el entendimiento'”, sostuvo el canciller brasileño. Las explicaciones de Amorím se produjeron luego de que el funcionario alemán se mostrara preocupado por lo que consideró “señales que no son fáciles de interpretar en Europa”, derivadas básicamente de los anuncios del presidente Hugo Chávez de retirarse de la Comunidad Andina. Las divergencias que también han ventilado públicamente los presidentes de Uruguay y Paraguay, en torno a la integración con los países del Mercosur, también requirieron una explicación adicional. El presidente del grupo latinoamericano de jefes de misión ante la UE, el peruano Luis Chuquihuara, reconoció que en Europa han surgido ‘dudas y suspicacias’ por el retiro de Venezuela de la CAN y también por la indefinición de Bolivia. "Las dificultades hacen parte de aquello que podríamos llamar dolores del crecimiento”.

Siga bajando para encontrar más contenido