Andinos, en vilo por TLC con UE

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad Andina no consiguieron superar ayer sus diferencias sobre la conveniencia de abrir negociaciones de asociación y libre comercio con la Unión Europea, razón por la cual el tema quedó abierto para discutirse hoy, durante la reunión de presidentes que se cumple en Viena.(VER GRAFICO)

POR:
mayo 12 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-12

Se trata de la última incógnita por despejar de la cumbre entre la Unión Europea, América Latina y el Caribe, ya que los ministros de Relaciones Exteriores pactaron ayer el resto de la declaración que será aprobada hoy por los jefes de Estado y de Gobierno, y que confirma, en cambio, la apertura de negociaciones entre la UE y América Central. En el caso andino, los cancilleres de los cuatro países que quedan en la Comunidad Andina (CAN) tras la salida de Venezuela -Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia- trataron hoy, sin éxito, durante varias horas, de consensuar un texto que conciliase sus distintas posiciones de partida. Mientras Colombia, Perú y Ecuador son partidarios de abrir formalmente el proceso en la actual cumbre de Viena, Bolivia aboga por abrir un compás de espera hasta que se defina el futuro de la propia Comunidad Andina. Según fuentes diplomáticas, los miembros de la CAN estuvieron “muy cerca del acuerdo”, pero no lo alcanzaron porque el último texto sobre el que trabajaron no garantizaba que el proceso avanzará incluso si Bolivia decide finalmente no sumarse a las negociaciones, un extremo que la delegación peruana considera esencial. La UE, por su parte, se mantiene ‘abierta’ a la negociación, según dijo la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, quien declinó avanzar cuál será la respuesta europea si los líderes andinos mantienen sus diferencias en la reunión de mañana. Pero sí aclaró que la Unión no negociará por separado con cada país. La cuestión andina es consecuencia directa de la incertidumbre que pesa sobre los procesos de integración latinoamericanos tras la decisión de Venezuela de abandonar la CAN y sumarse al Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay). Durante el debate entre los ministros de Exteriores de la UE y América Latina, la titular austríaca, Ursula Plassnik, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la Unión, expuso el proceso europeo como modelo para salvar las diferencias. “La forma como Europa se ha ido integrando no ocurre en un año o dos, ocurre prácticamente en 50 años. Y ellos han pasado por etapas que nos permiten entender cuándo divergencias de corto plazo no necesariamente representan una diferencia de la visión a largo plazo”, convino con Plassnik el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Ernesto Derbez. Por otro lado, el texto de conclusiones pactado por los ministros refleja las posiciones comunes de estas dos orillas del Atlántico en temas como la reforma de la ONU, las armas nucleares, el terrorismo, el narcotráfico, el embargo estadounidense a Cuba o la energía. “Más allá de la retórica, la Unión Europea y América Latina y el Caribe pueden avanzar ahora hacia su asociación estratégica”, aseguró Ferrero-Waldner. Así, ambos reiteraron la posición crítica con las “disposiciones extraterritoriales” de la ley estadounidense Helms-Burton, que prevé sanciones para las empresas que inviertan en Cuba. En el capítulo energético, reconoce “el derecho soberano" de cada país a gestionar sus recursos, pero aboga por la cooperación en el área comercial y legal. La declaración de Viena refleja también el compromiso de la UE y América Latina “con un sistema multilateral fuerte y eficaz” y su apuesta por “una reforma global” de las Naciones Unidas que refuerce “su naturaleza democrática, representatividad, transparencia, responsabilidad y eficiencia”. Aunque reconocen el derecho de usar la energía nuclear con fines pacíficos, la UE y América Latina señalan que la “proliferación de armas de destrucción masiva (...) representa una amenaza creciente para la paz y la seguridad internacional” y que la comunidad mundial tiene la responsabilidad de compartir ese problema”. Efe. DIFICULTADES PARA LOGRAR UN AVANCE El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, reconoció hoy la dificultad de que haya un avance en las negociaciones de la Unión Europea (UE) con Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), por las discrepancias internas que existen en estos sistemas de integración sudamericanos. “Hasta tanto se vayan aclarando estos problemas que se están planteando (en Mercosur y la CAN), es muy difícil avanzar en forma concreta en las negociaciones”, dijo Iglesias Al inicio en Viena de la IV cumbre Unión Europea (UE)-Latinoamérica. No obstante, expresó su confianza en que “la situación se aclare y, de alguna manera, sigamos negociando” para que se puedan iniciar negociaciones de libre comercio entre Europa y América Latina. El Mercosur llega dividido a Viena por las quejas de Montevideo y Asunción sobre e excesivo protagonismo de Buenos Aires y Brasilia. 2008 Es el año meta para el presidente de Perú, Alejandro Toledo, tener negociaciones comerciales de los países de la Comunidad Andina con sus socios de la UE. Pero la fecha no parece muy probable. ASI COMENZO EL ACERCAMIENTO ENTRE LOS PAISES LATINOAMERICANOS Y LOS DE LA UE Para acercar las relaciones y estrechar lazos comerciales entre los países de Europa y América Latina, comenzaron en los años 70, con conferencias entre parlamentos. 1974. Comienzan las Conferencias bianuales entre el Parlamento Europeo (PE) y el Parlatino. 1975. Creación del grupo ACP (Africa, Caribe, Pacífico) y firma de la Convención de Lomé (UE-ACP). 1976. Primeras actividades de cooperación entre la Comunidad Europea (CE) y Latinoamérica. 1983. Firma del primer acuerdo de cooperación con el Pacto Andino. 1984. En plena crisis centroamericana, comienza el diálogo político de San José entre la CE y Centroamérica, para apoyar la pacificación regional. 1985. Firma del acuerdo de cooperación CE-Centroamérica. 1986. Creación del Grupo de Río. 1987. Primera reunión informal, en Nueva York, entre la CE y el Grupo de Río. 1988. Cuba es el primer país no europeo en establecer relaciones diplomáticas con la CE. 1990. La Conferencia de Roma institucionaliza el diálogo político entre la CE y el Grupo de Río, estableciendo dos reuniones ministeriales anuales. La CE ofrece concesiones comerciales a Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador, dentro del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG), ampliadas a Venezuela en 1995. 1991. Conferencia ministerial inaugural UE-Grupo de Río, en Luxemburgo. Firma del Tratado de Asunción, que crea el Mercorsur. 1992. Creación del Cariforum. La UE ofrece concesiones SPG a los países centroamericanos. 1993. Acuerdo Marco UE-Pacto Andino de tercera generación, que incluye diálogo político, cooperación antidroga y cláusula democrática. 1994. Cuarto encuentro ministerial UE-Grupo de Río, que adopta una declaración sobre la ‘asociación estratégica’. 1995. Firma en Madrid del Acuerdo marco interregional de Cooperación entre UE y Mercosur. 1996. Firma en Florencia del Acuerdo marco de Cooperación UE-Chile, paso previo al libre comercio. 1997. UE y México firman un Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación, que entró en vigor en octubre de 2000. 1998. Cuba es aceptada como observador en la Convención de Lomé, que integra a 71 países ACP.

Siga bajando para encontrar más contenido