Ángeles y Demonios: estreno del mismo equipo que trabajó en el Código Da Vinci

Su mismo director, Ron Howard, elige nuevamente como protagonista a Tom Hanks, quien realiza el papel de científico, analista prudente y rápido, experto en religión de Harvard: Robert Langdon.

POR:
mayo 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-15

Se trata entonces de comentar una película, hecha a partir de una novela, la cual a su vez que toma algunos datos históricos, pero que no es histórica pues tiene imprecisiones y fechas alteradas.

Puntos válidos para componer una obra literaria de ese género.
La película tiene muchos valores cinematográficos: desde su inicio crea un suspenso que va in crescendo hasta el final de la obra. Un guión nítido, bien desarrollado, acompañado de una música particular que aumenta el interés por el desenlace.

Se desarrolla principalmente en la ciudad de Roma y el director elige escenarios bellísimos como son el Vaticano, el Panteón, la piazza del Popolo, la piazza Navona y el castel Sant Angelo, entre otros históricos monumentos.

Se aprovechan hermosas imágenes y fotografías para ambientar una persecución, dirigida por Langdon y la científica Vittoria Vetra en busca de los asesinos pertenecientes a los Illuminati, (los Iluminados), antigua secta secreta de científicos ateos, francmasones, diabólicos conspiradores, que resurge para destruir a su principal enemigo: la Iglesia Católica.

Estos inician asesinando a cuatro cardenales y seguirán con la explosión de una bomba que destruirá toda la ciudad. La persecución es contra reloj, interpretando símbolos antiguos ubicados en monumentos de la Iglesia que contienen la única esperanza de salvación.

Se presenta la lucha entre el bien y el mal.

Siga bajando para encontrar más contenido