Un fin de año con amplia oferta de plata El Gobierno soltará más de 5 billones de pesos extras en noviembre y los bancos tendrán gran disponibilidad de recursos de liquidez. Expectativa por papel del Emisor y alza de intereses El crédito bancario será costoso

Un fin de año con amplia oferta de plata El Gobierno soltará más de 5 billones de pesos extras en noviembre y los bancos tendrán gran disponibilidad de recursos de liquidez. Expectativa por papel del Emisor y alza de intereses El crédito bancario será costoso

POR:
octubre 25 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-25

Se acerca la temporada de Navidad y fin de año y, como suele suceder, la economía se alista para manejar el mayor volumen de dinero que hay anualmente en los mercados financieros por esa época. En los últimos años, la disponibilidad de recursos en el sistema monetario entre noviembre y diciembre ha crecido entre 20 y 25 por ciento con respecto a los otros meses, y el 2007 no sería la excepción. Las empresas y el comercio ya tienen listos sus líneas de producción y ventas decembrinas, mientras los consumidores hacen cuentas del dinero que recibirán y gastarán en esa temporada. Por estos días son los empresarios los que hacen cuentas sobre la manera como pagarán las primas de diciembre, y con ese objetivo muchos de ellos ya están acudiendo a los bancos en busca de créditos a corto plazo para pagarlos a fin de año o comienzos del 2008. Mientras tanto, las autoridades económicas, lideradas por el Banco de la República, alistan también la estrategia que utilizarán para el suministro de liquidez en el mercado monetario, y todo indica que no habrá contratiempos en esa materia, pese a que a mediados de año el Emisor adoptó algunas medidas para restringir la disponibilidad de recursos en el mercado. Esas decisiones, que se basaron en encajes extras para las captaciones de las entidades financieras, se dictaron para frenar el crecimiento del crédito y generar menores presiones alcista en la inflación. Si bien es cierto que el crédito se ha desacelerado, en la banca aún hay suficiente disponibilidad de recursos para atender la demanda del público. (Ver nota anexa) Además, las grandes cadenas de comercio ofrecen varios sistemas de financiación a sus compradores, lo que estimulará un alto consumo navideño. LA NACIÓN DARÁ LIQUIDEZ Una de la mayores fuentes de liquidez que habrá este fin de año será la Nación, que deberá pagar en los próximos días un monto importante de Títulos de Tesorería (TES), representativos de la deuda pública interna, que cumplen su plazo de vencimiento y que hoy están en manos de grandes inversionistas, especialmente fondos de pensiones y cesantías, fiduciarias y bancos. Esos vencimientos suman cerca de 5,15 billones de pesos entre capital e intereses. Los TES que se vencen el próximo mes corresponden a emisiones de títulos, que comenzaron a realizarse en el 2003. Del total de pagos que la Nación hará a los inversionistas, 4,6 billones de pesos corresponden a capital y unos 550.000 millones a intereses. “Esos recursos que devolverá la Nación al mercado le darán un buen margen de liquidez a las entidades financieras”, dice Anny Peñaranda, directora de investigaciones económicas del Banco de Bogotá. La experta señala que por eso no se esperan restricciones en la oferta de recursos al público para la temporada de Navidad. Daniel Niño, director de investigaciones económicas de Bancolombia, dice que para la liquidez del mercado es positivo el vencimiento de TES en los volúmenes mencionados, pero advierte que si bien es cierto la banca tendrá buena oferta de recursos, el costo del crédito será más alto. Los mercados financieros están a la expectativa de la estrategia que seguirá este año el Banco de la República en el suministro de liquidez para fin de año. En ese contexto, el Emisor puede otorgar recursos al mercado monetario de manera temporal o permanente. En el 2005 y el 2006, el Banco Central sacó recursos permanentes al sistema con intervenciones discrecionales en el mercado cambiario con la compra de dólares para frenar la revaluación. Esa estrategia la suspendió hace varios meses debido a la prioridad que le dio al control de la inflación. Otra fórmula que el Banco Central usa para otorgar liquidez permanente es mediante compras masivas de TES para aumentar el portafolio se esos títulos, que suma 1,4 billones de pesos. Cuando el Emisor da liquidez transitoria lo hace con operaciones repo a plazo (Omas), o aumentando el cupo diario de expansión monetaria. Con excepción del 2006, en los años anteriores el Emisor realizó operaciones repo a plazo. Los operadores financieros esperan que el Emisor anuncie pronto el mecanismo que utilizará este año para el suministro de liquidez. Señalan que muy seguramente recurrirá de nuevo a las operaciones repo a plazo de 340, 60 ó 90 días. Un análisis de la firma comisionista de bolsa Correval señala que “en esta ocasión debería esperarse una entrega adicional de liquidez de manera transitoria, puesto que la postura de política monetaria es contractiva y todavía no es claro que el ciclo alcista de tasas de interés haya finalizado”. Agrega que “aunque hay incertidumbre por el drenaje de liquidez que podría provocar el pago del 85 por ciento de los 5,7 billones de pesos de la emisión de acciones de Ecopetrol, hacia finales de noviembre, es probable que esos recursos se mantengan en gran medida en el sistema bancario en el corto plazo y, por lo tanto, no signifiquen una disminución de liquidez en la economía para fin de año”. Pese al menor ritmo de crecimiento que ha tenido el crédito en el sistema financiero en los últimos meses, la oferta de recursos al público sigue siendo generosa, aunque con tasas de interés cada día más altas. En un informe de esta semana, la Asociación Bancaria señala que la disponibilidad de crédito en el mercado se ha desacelerado de manera importante debido a las restricciones impuestas por el Banco de la República a mediados del año. Citando cifras de la Superintendencia Financiera, la Asobancaria señala que al 28 de septiembre, la cartera bruta del sector sumó 117,4 billones de pesos con un incremento anual de 23,1 por ciento, es decir, cuatro puntos porcentuales por debajo a la registrada en enero pasado. “Al cierre del tercer trimestre, la moderación se aprecia en todas las modalidades de cartera, especialmente las de microcrédito y consumo”, dice la Asociación Bancaria. Advierte el gremio financiero que, como consecuencia de las medidas adoptadas por el Emisor, el costo del crédito está en alza. Por el lado de las captaciones (ahorro), la tasa DTF pasó de 6,8 por ciento en enero a 8,7 por ciento hoy. En el caso de los préstamos, el aumento de tasas se ha dado en todas las modalidades, especialmente en el microcrédito, seguido de las tarjetas de crédito y el consumo en general. Según la Asobancaria, la competencia que hay entre entidades financieras ha generado una gran disparidad en las tasas de interés. De esta manera, dice, el 60 por ciento de las entidades con operaciones de crédito de consumo están cobrando tasas más del 7 por ciento por debajo del límite de usura. 5,15 billones de pesos es el vencimiento de Títulos de Tesorería (TES) que se cumplirá en noviembre próximo.

Siga bajando para encontrar más contenido