En el último año algunos carros nuevos bajaron de precio

Varios modelos tienen precios inferiores a los de un año atrás, incluso hasta en 10 %.

Renault, con su modelo Duster, ensamblado en Colombia, es el vehículo que más se está vendiendo en los mercados regionales.

Archivo Portafolio.co

Renault, con su modelo Duster, ensamblado en Colombia, es el vehículo que más se está vendiendo en los mercados regionales.

POR:
septiembre 16 de 2013 - 12:32 a.m.
2013-09-16

Aunque el peso está en un periodo de devaluación los precios de algunos vehículos en el mercado colombiano mantienen la tendencia a la baja, llegando incluso a superar el 10 por ciento entre un año y otro.

Y aunque los expertos pronostican que debe llegar un leve alza en algunos modelos por efecto de la devaluación, también es de esperarse un pequeño descuento en los carros procedentes de Europa por el acuerdo comercial. Por ello hay quienes afirman que en carros procedentes de esa parte del mundo es poco probable que se registren incrementos, y se puede esperar una pequeña rebaja en el precio.

Sin embargo, así la marca sea europea se requiere que el vehículo haya sido producido en esa parte del mundo y tenga componentes locales para que acceda al beneficio arancelario.

Esto porque las multinacionales automotrices tienen plantas en diferentes partes del mundo, y el que sea de un país no le entrega el beneficio automáticamente.

Volviendo a los precios del mercado local, basta mirar el primer carro que aparece en la lista de vehículos nuevos de la Revista Motor para ver que el Alfa Romeo Mito Distinctive, -el año pasado, en el listado del 8 de agosto-, estaba en 78,9 millones de pesos y para la misma fecha de este año cuesta 68,9 millones de pesos. Y no es el único.

Otro de los que bajó de precio es el Fiat 500 Cult, que el año pasado costaba 36,6 millones de pesos y este año está en 34,9 millones de pesos.

El Kia Picanto ION 1.0 estaba en agosto del 2012 en 25,4 millones de pesos y este año en igual fecha cerró a 23,6 millones de pesos.

En todas las gamas se registran rebajas importantes, por ejemplo en los deportivos utilitarios la Ford Edge Limited automática AWD costaba el año anterior 99,9 millones de pesos, y en agosto de este año estaba en 94,9 millones de pesos.

En algunas de las referencias que han reducido su precio se nota que la marca le cambio equipamiento al vehículo y en otras es simple competencia de mercado.

“Es de esperar un pequeño aumento de precios en algunas referencias para final de año, por efecto del brinco que dio el dólar frente al peso, pues alcanzó a estar en el rango de los 1.750 pesos al comenzar el año, y hoy se mueve en el rango de los 1.950 pesos por dólar, lo cual tocará a diferentes modelos de autos”, comenta el director de la Revista Motor, José Clopatofsky.

Otro de los factores que sin lugar a dudas hace que los precios no suban de forma acelerada, y que en algunos tiendan a la baja, es el gran número de marcas y referencias que existen hoy en el mercado local.

Son más de 70 las insignias y más de 300 las referencias o modelos que buscan el favor de los clientes.

HAY QUE BUSCAR ALGÚN VALOR QUE SEDUZCA

La baja también obedece a que cada vez más los vehículos se tornan en un lugar común, y ya no hay tanta novedad en los nuevos modelos. De hecho, algunas marcas están perdiendo conectividad con las nuevas generaciones”, dice Clopatofsky.

Todo esto sin contar que buena parte de las marcas ha realizado en años recientes verdaderos festivales; de precios, en los que por un fin de semana se obtienen precios muy atractivos por debajo del precio normal de las máquinas.

De hecho, no lo hacen solo marcas y modelos populares, hoy en el mercado nacional se puede conseguir un ‘fin de semana con precios de locura’ en gama alta o en autos prémium.

EL MERCADO DE LOS USADOS, UNA INTERESANTE OPCIÓN

Allí las promociones están a la orden del día. El que los carros nuevos bajen de precio hace que en el mercado de segunda el castigo para los modelos con uso sea mayor.

De hecho, allí los carros pueden tener más castigos, si, además de ser usado el modelo, ya no está en línea de producción. Así el bajón en el precio puede ser mayor.

“Pero eso es una oportunidad para muchas personas.

Si uno examina el mercado colombiano, que ahora está lleno de restricciones, nota que el kilometraje promedio hoy es menor que hace unos años, con lo cual las personas pueden acceder a un buen carro de segunda con poco kilometraje e incluso con garantía, pues hoy las hay hasta por cinco años", señala Clopatofsky.

En efecto, hace cinco años el promedio de recorrido de un auto por año era de 18.000 kilómetros. Ahora debido a las restricciones de movilidad, bordea los 12.000 kilómetros. Y de darse un alza en los modelos nuevos, sería un respiro para que los usados no se devalúen a un ritmo tan acelerado.

César Giraldo

Subeditor Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido