Un año después daños de Katrina siguen creciendo

La semana pasada terminó la última serie de reparaciones a la plataforma de aguas profundas Nautilus, de 50.277 toneladas, a la cual el huracán ‘Katrina’ arrancó de sus cimientos y el huracán ‘Rita’ encalló.

POR:
agosto 29 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-29

También le agregaron puntos de anclaje para reducir las posibilidades de que eso se repita. Las tormentas del 2005 le costaron a Transocean, con sede en Houston, la mayor empresa de perforación en altamar, unos 135 millones de dólares en reparaciones, tiempo perdido y mejoras en el equipo. Al menos Transocean ya dejó de sumar. Un año después de ‘Katrina’, el mayor desastre natural en la historia de la industria energética, las empresas siguen contabilizando los daños causados por los huracanes. El precio hasta el momento, según dos de las mayores aseguradoras del mundo y un grupo del sector energético, asciende a 17.000 millones de dólares. “Los huracanes llegan cada año, y estamos acostumbrados a lidiar con ellos”, dijo Roger Plank, director financiero de Apache Corp., productor de petróleo y gas de Houston, que sufrió daños por hasta 700 millones de dólares en el 2005. “Pero como industria, a lo que no estamos acostumbrados es a tormentas de 100 años, y el año pasado hubo dos de ellas”. Los miles de millones de dólares gastados en reconstrucción es dinero que podría haber sido destinado a instalaciones de perforación y a explotar nuevos depósitos de crudo y gas. Se requiere un mayor suministro en todo el mundo para hacer frente a la demanda y controlar los precios. Los futuros del crudo llegaron a un récord de 78,40 dólares el barril, el 14 de julio en Nueva York y han estado más altos en los últimos seis meses que en los seis meses después de la tormenta. “Los huracanes no habrían podido llegar a mejor lugar para causar destrucción”, dijo Brian Gambill, analista senior de Manning & Napier Advisors, de Rochester. ‘Katrina’ a fines de agosto y Rita en septiembre del 2005, azotaron los pozos marítimos de petróleo y gas en el Golfo de México con vientos de hasta 274 kilómetros por hora. Conforme las tormentas avanzaron hacia tierra, los fuertes vientos e inundaciones también dañaron plantas de procesamiento de gas. Siete refinerías que representan más de 10 por ciento de la capacidad de Estados Unidos de producción de combustible sufrieron daños que las mantuvieron cerradas por semanas o meses. Más de 273.500 metros de líneas eléctricas fueron derribadas, lo que dejó sin servicio a unos 5 millones de clientes. “Todavía están evaluando y determinando si algo fue pérdida total”, dijo Caryl Fagot, vocera del Servicio de Administración de Minerales de E.U. en Washington, que supervisa la producción marítima. Las obras de demolición, la etapa final de la recuperación de los huracanes, continuarán hasta cuando menos en el 2010.

Siga bajando para encontrar más contenido