Año nuevo, ¿por qué no hacer cambios?

Mucho se habla de las promesas de borracho que suelen acompañar a los traguitos con los que se despide el último día del año y se le da la bienvenida al nuevo. Pero independientemente del grado de alicoramiento, el comienzo de un año suele invitar a la reflexión y los balances, y alimenta la idea de poder hacer cambios.

POR:
enero 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-09

Psicólogos, administradores, especialistas en programación neurolingüística, coach y demás profesionales, que están en capacidad de ayudarles a los demás a organizar sus vidas, tienen infinidad de métodos y propuestas para lograr que se cumplan esos objetivos que unos y otros se plantean para que el año sea distinto. De esas teorías no vamos a hablar aquí, porque la mayoría de ellas dependen de lo mismo: fuerza de voluntad y persistencia. Mejor mencionar cinco retos, en diferentes aspectos de la vida, que podrían ser los que emprenda en el 2010. No se tienen que asumir todos, eso podría llevar al fracaso y a la frustración, pero son ideas que de pronto sirven para que cuando llegue el 31 de diciembre, se tenga un buen motivo para celebrar: un logro. Organizar el dinero, hacer que el tiempo rinda, cambiar de trabajo, establecer redes o tener una actividad personal que lo saque de la rutina son algunas de las propuestas. Se necesita paciencia y constancia Según los expertos, hay algunos puntos que ayudan a la hora de alcanzar los logros: - Fijar metas realistas, claras y concretas, así sea una sola. - Elaborar un cronograma para revisar los adelantos. - Ser paciente si no se dan los resultados inmediatamente y revisar la estrategia para ver qué es lo que está faltando o fallando. - La constancia es fundamental para que una actividad se vuelva un hábito. Superado los tres meses, se puede asumir que se cogió el ritmo y no se morirá en el intento. 6 a 12 meses puede tardar la búsqueda de un trabajo para un alto ejecutivo, talentoso y con experiencia.EMIMEN

Siga bajando para encontrar más contenido