Tras años de tropiezos, Puerto Brisa vuelve a operar

Atenderá buques de 180.000 toneladas y atraerá carbón de La Guajira, Cesar y el centro del país.

El cargador de buques es alimentado por una banda que tiene la capacidad de transportar 5.000 toneladas por hora.

Archivo particular

El cargador de buques es alimentado por una banda que tiene la capacidad de transportar 5.000 toneladas por hora.

Finanzas
POR:
agosto 10 de 2014 - 08:27 p.m.
2014-08-10

Puerto Brisa, el terminal marítimo en Dibulla, Guajira, que levantó ampolla entre ambientalistas, pescadores, sociólogos y en los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta: koguis, arhuacos, kankuamos y wiwas, empezará a operar a finales de este mes.
Así le confirmó a Portafolio el presidente del puerto, Fabio Ramírez, quien señaló que en la primera etapa se realizó una inversión cercana a los 250 millones de dólares.

El terminal multipropósito de servicio público recibirá embarcaciones de hasta de 180.000 toneladas y cuenta con una capacidad instalada para el manejo de 32 millones de toneladas de carga tanto de exportación como de importación.

Adicionalmente, tendrá 354 hectáreas de zona franca que, según el experto en puertos Manuel Campos, puede despegar con mayor facilidad.

“Puede atraer importaciones de Brasil o de México y de la misma manera generar exportaciones. Debido a su localización, podrá aprovechar su cercanía con Termoguajira”, afirmó. La pregunta que se hace el experto es qué tipo de carga se movilizará por Puerto Brisa, pues la CCX (antes MPX), carbonera que hace parte del grupo del magnate brasileño Eike Batista y la que motivó la construcción de la obra, no ha contado con suerte en La Guajira.

“No hizo las minas que iba hacer en el tiempo que había planeado”, dijo Campos.
Por eso considera que el nuevo terminal deberá apoyar inicialmente los proyectos que a futuro van a producir más carga como la perforación y off shore (costa afuera).

De hecho, la zona franca se construyó para cumplir esa demanda, a una distancia promedio de 70 millas náuticas justo al frente del puerto.

En los planes que tiene la compañía están “en una etapa inicial manejar cargas a granel, como carbón y otros minerales que por sus grandes volúmenes de producción demandan instalaciones con gran capacidad de almacenamiento, equipos de manejo eficientes y amigables con el medio ambiente, así como muelles con capacidad para recibo de buques de gran calado”, afirmó Ramírez. En el corto plazo, el puerto prevé el manejo de graneles líquidos y gaseosos, incluidos hidrocarburos derivados del petróleo y Gas Natural Licuado (GNL).

Debido a lo que ocurre con CCX, Puerto Brisa se concentrará en los pequeños y medianos exportadores de carbón y otros minerales de La Guajira, Cesar, santanderes, Cundinamarca y Boyacá, que hasta ahora no contaban con una infraestructura moderna.

“En particular, todos los productores y exportadores de carbón que no cuentan con un puerto exclusivo para el manejo de sus exportaciones”, asegura el presidente del puerto en Dibulla. Agrega que sus clientes contarán con una ventaja adicional y es la posibilidad de acopiar grandes embarques durante un periodo de tiempo acorde con la logística disponible, dada por la gran capacidad de almacenamiento que posee el puerto.

OBSTÁCULOS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL TERMINAL MARÍTIMO PARA CARBÓN

La construcción de la obra empezó en octubre de 2010 y tardó aproximadamente tres años, pues estuvo acompañada por un caluroso proceso de concertación con las comunidades indígenas, pese a que el Ministerio del Interior había certificado que no había en la zona.

Sin embargo, fue una tutela interpuesta por los pueblos de la Sierra la que obligó a suspender las obras mientras se adelantaba una consulta para determinar el impacto del proyecto. En abril del 2011, la Corte Constitucional obligó a realizar una consulta con las comunidades que terminó en noviembre del 2011, fecha en la que se reanudaron las obras. “Por los atrasos, los inversionistas tuvieron que pagar la realización de la consulta y pagos por incumplimientos a contratistas”, dijo Ramírez.

Christian Pardo Q.
chrpar@eltiempo.com