La aplicación de la justicia y su efecto en el desarrollo económico

La calidad de la administración de justicia es un factor determinante de todo sistema democrático y tiene un impacto relevante en el desarrollo humano. La independencia judicial es una característica esencial de los sistemas judiciales: el derecho a una justicia independiente y plural es un derecho fundamental.

POR:
mayo 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-08

Existe un acuerdo generalizado en que el desarrollo económico depende de muchos factores y que una mala calidad en la administración de justicia puede convertirse en un limitante del mismo. Algunos estudios ubican el impacto de la calidad de la justicia sobre el desarrollo económico entre un 15 y 25 por ciento (para medir el grado de influencia con respecto a los restantes factores) y el World Economic Forum ubica el impacto en un 20 por ciento. SEGURIDAD JURÍDICA Horacio Lynch hace una interesante distinción sobre los tipos de influencia de la calidad de la justicia sobre la economía: es directa según afecte actividades especificas (inadecuada defensa de la propiedad, dificultad de cobranza, cuando los tribunales no hacen cumplir las leyes); o es indirecta si afecta a las instituciones (débil control de constitucionalidad), y cuando falla en el sostenimiento del equilibrio de poderes y la estabilidad política. Al analizar el funcionamiento del sistema de administración de justicia, uno de los aspectos de mayor impacto es la heterogeneidad con que los tribunales evalúan los daños. En cierta medida, las reglas procesales, y en particular las de la prueba, intentan eliminar las múltiples causas de incertidumbre dentro de las que un juez debe estimar la cuantía de los daños. Aún cuando no es de esperar que todos los jueces resuelvan en forma idéntica casos similares, sí es necesario que las decisiones judiciales guarden una distribución o tendencia razonable y una dispersión mínima. Se trata de un requisito básico para garantizar la seguridad jurídica, dar predictibilidad y eficiencia a las operaciones de seguros y garantizar la igualdad de todas las personas ante la Justicia. Contrariamente, cuando en una jurisdicción la situación es de gran volatilidad, aparece la inseguridad jurídica dada por la impredictibilidad. La inseguridad jurídica debilita la confianza en el sistema legal y, por su parte, la volatilidad es costosa, reduce el crecimiento económico y la inversión, y desgasta el sistema financiero. El ejemplo -quizás mas paradigmático- de este tipo de casos es la cobranza judicial de deudas de dinero. Muchos sistemas judiciales han fallado en este tipo de situaciones. En una parte muy significativa de los casos -a veces la mayoría- es imposible llegar a ningún pago, ya sea porque ni siquiera se logra notificar al deudor (su domicilio es incierto) y en otras, porque se escuda en una supuesta insolvencia. Sobre este punto se puede precisar que los costos derivados de la incompetencia de los jueces son mucho mayores que los derivados de la parcialidad y la corrupción. Además, un contexto de incompetencia es capaz de enmascarar decisiones parciales o que favorecen a alguna de las partes. En las relaciones de crédito, la función de los tribunales es forzar a los deudores a pagar cuando no lo han hecho espontáneamente. Un deudor solvente podría no estar interesado en pagar su deuda si percibe que los beneficios de ser llevado a un juicio por su acreedor son mayores que el costo de las sanciones. El sistema legal y su aplicación por parte de la judicatura son una pieza importante en esta relación costo/beneficio. Un sistema judicial débil puede motivar un comportamiento oportunista en los deudores: si un acreedor no puede recuperar sus préstamos fácil, rápidamente y a bajos costos, el deudor estará tentado a no pagar sus deudas. En consecuencia, los acreedores responderán a esta estrategia de los deudores disminuyendo la disponibilidad del crédito. El desarrollo económico es solo uno -y quizás no el más importante- de los factores determinantes para reclamar un sistema de justicia confiable y eficiente. En los últimos años, los organismos multilaterales de crédito y la cooperación internacional ha insistido mucho en la necesidad de la reforma judicial proponiendo diversos objetivos económicos. Sin embargo, el desempeño del sistema judicial impacta fuertemente sobre el desarrollo humano. Sin entrar, pues, en detalle de cual es el objetivo, están hoy ampliamente justificados los esfuerzos por una reforma que asegure la calidad de la justicia.DE PARTE Y PARTE Los abusos por parte de los acreedores son más probables cuando el mercado es pequeño, cuando los acreedores son muchos, o cuando hay otros reclamos -como, por ejemplo, daños- u otros reclamantes comerciales que no están activos en la quiebra. Los abusos por parte del deudor son más probables cuando el volumen del mercado es grande, los acreedo- res son pocos y todos los recla- mantes están activos en el caso.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido