Unos apoyos que no son bien vistos por E.U.

Históricamente, la diplomacia brasileña ha sido reconocida como eficaz y manejada por un servicio exterior que está integrado por profesionales altamente calificados. No obstante, con Lula, la política exterior del país ha resultado ineficaz de varias maneras, además de estar impregnada de un anticuado sentido antiestadounidense.

Finanzas
POR:
febrero 27 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-02-27

Estas deficiencias están presentes en la forma en que Brasil está respondiendo al programa nuclear de Irán. Por ejemplo, la semana pasada, cuando le preguntaron a Lula por qué apoyaba al gobierno de Irán, transformó su respuesta en un ataque contra Estados Unidos por librar una guerra contra Irak. El 23 de noviembre, mientras era atacado por la comunidad internacional por ocultar una planta de enriquecimiento de uranio a la ONU, el presidente Mahmoud Ahmadinejad visitaba Brasil. Lula defendió el derecho de Irán a desarrollar tecnología nuclear pacífica, sin embargo, Ahmadinejad rechazó el ofrecimiento que le hizo de ayudarlo a enriquecer uranio para uso civil. Este mes, Estados Unidos anunció nuevas sanciones unilaterales contra Irán. Lula, que recientemente recibió el primer Premio al Estadista Global del Foro Económico Mundial, podría todavía ser capaz de mediar una solución diplomática a este conflicto durante un viaje oficial a Irán en mayo. Pero sus perspectivas no parecen demasiado brillantes. De otro lado, el año pasado diplomáticos brasileños trataron infructuosamente de restituir en el cargo al presidente hondureño destituido Manuel Zelaya. Violando las leyes internacionales, permitieron a Zelaya ocupar su embajada en Tegucigalpa y usar el lugar como sede política para diseminar la agitación social en todo ese país.ADRVEG