Aprenda a reconocer un billete falso

"Cámbieme ese billete porque está falso". Más de uno ha pasado un mal rato tras recibir ese comentario, no solo por la vergüenza sino por el dinero perdido.

Finanzas
POR:
marzo 27 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-27

Según el Banco de la República, por cada millón de piezas de papel moneda en circulación, 45 son falsas.

No es muy alta la probabilidad de que uno de estos billetes caiga en las manos de un ciudadano desprevenido, pero ante las dudas, mejor tomar precauciones.

La buena noticia es que no hace falta ser cajero de banco para reconocer un billete auténtico. Basta un poco de observación y saber cuáles son las principales características de seguridad.

Se estima que cada uno tiene 17 elementos que permiten su identificación. Entre ellos. el papel, las tintas, los sistemas de impresión, hilos de seguridad y marcas de agua.

Justamente, el 65 por ciento del costo de fabricación de un billete corresponde a los dispositivos de seguridad.

A la vista y al tacto es fácil distinguir un billete verdadero, pero la clave está en revisar más de un elemento. No han faltado casos en que los avivatos toman partes originales y construyen un nuevo billete.

Pero si después de la revisión a simple vista persisten las dudas, hay características menos evidentes. Con lupa se pueden apreciar microtextos en algunas partes del billete y diseños fluorescentes visibles con luz ultravioleta.

Recientemente, el Banco de la República relanzó su campaña con la que busca dar herramientas a los ciudadanos para identificar los billetes verdaderos y cuidar las piezas que circulan en la economía.

Para conocer en detalle las características de los billetes, el Emisor realiza talleres de capacitación. La información también está en la web del banco: www.banrep.gov.co

Para tener en cuenta

¿Qué hacer con un billete falso? Si tiene dudas, puede llevarlo al Banrepública para el análisis respectivo.

Pero si está seguro de que es falso, no intente ponerlo a circular. Puede ser objeto de sanciones.

El Banco de la República no cambia billetes falsos por verdaderos. Pero si lleva un billete sospechoso y resulta ser verdadero, el Emisor se lo repone por uno nuevo.

En los últimos 3 años se recibieron 12.747 billetes para revisión.

Mojar los billetes y arrugarlos no sirve para verificar la autenticidad. Con esto, solo se logra maltratarlos y reducir su vida útil.

Los billetes sanos generan ahorro

Sumas y restas, grafitos, personajes con barbas, bigotes y cicatrices y hasta mensajes de amor son las marcas que dejan algunas manos en los billetes. Si a esto se le añade otro tipo de maltrato como el lavado, las arrugas, los ganchos de cosedora, entre otros, el resultado es un costo de casi 6.000 millones de pesos al año, representados en el remplazo prematuro de billetes. La tasa de daño antes de cumplir la vida útil se ha reducido del 25 por ciento al 10 por ciento de los billetes en mal estado. Por deterioro normal, al año salen del mercado cerca de 800 millones de billetes.

De un bolsillo a otro y el costo de la plata

Los billetes de valor más alto tienen más dispositivos de seguridad y por eso cuestan más. Hacer un billete de 1.000 pesos vale 57 pesos; el de 10.000 pesos vale 76 pesos; el de 20.000 pesos cuesta 85 pesos, y el más costoso es el de 50.000, con 103 pesos.

Antes de 'prender la máquina', el Banrepública define cada año cuánto debe producir, teniendo en cuenta el deterioro y las necesidades de la economía.

Como son los que más se mueven, los billetes de 1.000, 2.000 y 5.000 pesos tienen una vida útil de apenas 10 meses. El de 10.000 pesos dura 15 meses en circulación y al de 20.000 pesos hay que reemplazarlo cada 21 meses. El de 50.000 pesos tiene la vida más larga: 34 meses. Cuando se deterioran prematuramente, el reemplazo cuesta 6.000 millones de pesos anuales.

¿Y cuál es la situación de las monedas?

Es mucho menos frecuente encontrar casos de falsificación de monedas. Según el Banco de la República, por cada millón de piezas metálicas que están en circulación en la economía colombiana, hay 35 falsas.

Pero hasta hace algunos años la situación era diferente: la moneda de 1.000 pesos se convirtió en la presa favorita de los delincuentes.

No obstante, ya no se tienen cifras de esta denominación, pues su nivel de transacciones es muy bajo.

Actualmente, hay 8.317 millones de monedas en circulación, que representan 715.807 millones de pesos.

La denominación con más piezas es la de 100 pesos, con 841 millones de unidades. Al tiempo, circulan 689 millones de monedas de 200 pesos, y 816 millones de monedas de 500 pesos. Las de 50 pesos también tienen una participación alta: hay casi 840 millones.

LUISA GÓMEZ RODRÍGUEZ
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS