Apretón de $4,2 billones en gastos para este año

La pronunciada caída en los ingresos, producto del menor crecimiento de la economía durante el 2009, llevó al Gobierno a restringir de manera drástica los gastos de este año, como recurso para evitar que se desborde el déficit fiscal.

POR:
enero 19 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-19

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, reveló que el recorte será de 5,9 billones de pesos. De esta suma, 4,2 billones de pesos corresponden a rubros de funcionamiento e inversión, mientras que los 1,7 billones restantes equivalen a los menores ingresos que se recibirán por la baja en la inflación y en la tasa de cambio estimada para el presente ejercicio. De esos 4,2 billones de pesos, 2,2 billones se recortarán en gastos de funcionamiento, mientras que los 2 billones restantes se le restringirán a la inversión. El funcionario dijo que el Departamento Nacional de Planeación está realizando los análisis para establecer de forma concreta los programas que serán aplazados este año. Sin embargo, anticipó que todos los sectores tendrán que contribuir y por ello las vacantes que hay en el sector público no serán cubiertas, mientras que los salarios de los servidores públicos sólo serán incrementados según la inflación del 2009, que fue de 2 por ciento según el Dane. Con el ajuste anunciado, el Ministerio de Hacienda proyecta que al final del año el déficit del Gobierno central sea de 4,5 por ciento del PIB, equivalente a 23,6 billones de pesos, lo que significa un alza de 0,4 puntos frente al del 2009 (4,1 por ciento). Entre tanto, el déficit del sector público consolidado saltará en un punto porcentual, pues el Gobierno proyecta que pasará de 2,7 por ciento en el 2009 a 3,7 por ciento al cierre del 2010. “El Gobierno requiere este aplazamiento para poder garantizar un cumplimiento del mismo monto en déficit, que nos permita llegar a la meta”, dijo Zuluaga. Advirtió que no se recortarán los gastos comprometidos contra vigencias futuras ni los programas sociales, como Familias en Acción. El mayor impacto en las cuentas del Gobierno lo genera el hueco en los ingresos provenientes de impuestos, que ha calculado en 4 billones de pesos, toda vez que su valor se redujo desde septiembre, lo cual afecta no sólo el comportamiento del 2009, sino la base para el presente año. La caída de la inflación y de la tasa de cambio también afectan las cuentas oficiales. En junio del año pasado el Gobierno esperaba una inflación de 4 por ciento y una tasa de cambio promedio de 2.365,5 pesos por dólar en el 2010. Pero ahora, el costo de vida esperado es de 3 por ciento, mientras que el estimativo del dólar es de 2.048, 3 pesos. Se necesita vender Isagen Con el anuncio del ajuste fiscal, la venta de la generadora de energía Isagen y de otras electrificadoras regionales cobra relevancia, porque el Gobierno cuenta con los recursos de estas operaciones en el plan financiero de este año. Por concepto de privatizaciones, espera recibir ingresos por 4,4 billones de pesos, recursos que en su mayor parte provendrán de la venta de Isagen, cuyo valor está calculado en 3 billones de pesos. El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, calificó como imprescindible esta operación durante el primer semestre y cuya urgencia es conocida por el Consejo de Ministros. Los anuncios de recorte no van a contener la crisis: Sergio Clavijo El presidente de Anif, Sergio Clavijo, advirtió que se requiere un nuevo aplazamiento del pago de deuda pública, toda vez que los años 2011 y 2012 están muy recargados para el Gobierno. ¿Lo sorprendió el nivel de recorte? No, porque la magnitud es mínima. No va a tener realmente mayor incidencia a nivel de desempeño del PIB, debido a que la política fiscal anticíclica ha sido más bien moderada, producto de las limitaciones presupuestales. Se entiende la posición del Gobierno, algo desesperado por el deterioro que ha tenido el mercado de TES, ahora bordeando tasas casi del 9 por ciento, para tasas reales de 7 por ciento. Realmente hay un destrozo de la curva de TES y de allí la urgencia de haber dado esta señal de austeridad, bien recibida por el mercado, pero que es insuficiente. Quedó ratificado que estamos abocados a un déficit primario del orden de 1,1 por ciento, aún después del recorte, cuando el país debería tener un superávit de 1 por ciento en el sector público consolidado y de 2 por ciento en el Gobierno central para estabilizar la noticia. ¿Ajuste insuficiente? Ni el recorte de 2,2 billones en la parte operativa ni el de 2 billones en la parte de inversión están afectando programas sustantivos. Es más una señal de contención del deterioro que se percibe en el mercado de TES. Aún así, se ve que después del programa de swaps que se montó a finales del 2009, los vencimientos de TES continúan siendo bastante cuantiosos. Dentro de esta programación se ve que la tasa de renovación que requiere el Gobierno detrás de esos 26 billones de pesos de TES es más del 100 por ciento. ¿Entonces qué efecto van a tener los anuncios? No creo que las noticias vayan a contener la crisis, porque lo que se requiere ahora es que el Gobierno hable nuevamente de un programa de swaps, como el que hizo a finales del año pasado, para ver cómo patea hacia el futuro los vencimientos de TES. 3,7por ciento, al cierre del 2010 sería el déficit del sector público consolidado, la diferencia sería de un punto porcentual, frente al 2009.EMIMEN

Siga bajando para encontrar más contenido