El apretón de las petroleras ya se siente en las regiones

Campetrol estima que la caída en los precios y la desaceleración de los proyectos productivos podrían ocasionar una reducción de entre el 20 y el 25 % en la contratación de la industria.

Casanare

Archivo

Casanare

Finanzas
POR:
enero 20 de 2015 - 03:37 a.m.
2015-01-20

Los impactos de la caída en los precios internacionales del petróleo pasaron del pronóstico al hecho.

Las dos empresas más grandes del país ya anunciaron significativos recortes en sus presupuestos para el 2015, lo que básicamente implicará que este año no habrá inversiones adicionales a las necesarias para mantener la producción de crudo en volúmenes similares a los del año pasado.

Para Pacific Rubiales, por ejemplo, aunque en promedio el costo mínimo del barril que puede soportar es de 28 dólares por barril, algunos campos (la empresa no especifica cuáles) no resisten una cotización inferior a los 55 dólares por barril, por lo que están evaluando si es necesario hacer una pausa en la producción, ante el escenario actual de precios por debajo de los 50 dólares.

Ecopetrol, por su parte, anunció un plan de reducción de costos y gastos operacionales que asciende a los 3.565 millones de dólares y, aunque no ha aclarado de qué rubros provendrán estos recortes, se sabe que las actividades que más se frenarán son la adquisición de sísmica y el plan de exploración. Además se podría aplazar un poco más la aprobación del proyecto de modernización de la refinería de Barrancabermeja.

No obstante, la firma aún no contempla suspender operaciones en pozos productivos y tampoco detendrá las inversiones en exploración en los bloques del Caribe, que son los que tienen mejores perspectivas.

CAMPOS NO RENTABLES

Otras petroleras tienen claro que su mayor esfuerzo lo concentrarán en los campos activos y más rentables, pero la actual cotización no les permitirá hacer inversiones adicionales en infraestructura y nuevos campos.

Es el caso de Vetra Group y Perenco ambas anunciaron que no esperan adquirir nuevos compromisos de exploración. Perenco además buscará renegociar los pactos con sus contratistas para reducir costos.

“A nivel mundial se estima un recorte del 30 por ciento en las inversiones, yo siento que en Colombia puede ser similar, o incluso un poco más dado que el país tiene unos altos costos de producción y eso lo hace menos atractivo”, afirma el presidente de Vetra, Humberto Calderón Berti.

De hecho, una encuesta de la ACP indica que para el 2015, 47 por ciento de las empresas planea bajar sus inversiones en exploración y el 26 por ciento reducirá el presupuesto para las actividades producción.

Estas estadísticas se reflejan en anuncios más concretos, como los que ha hecho la firma Parex Resources, que informó que suspenderá cinco proyectos hasta que aumenten los precios. Estos están ubicados en los municipios de Trinidad, Yopal y Maní, en Casanare, y hacen parte del bloque Llanos 32.

“Se suspenden esperando que sea de manera temporal en el corto plazo. Esperamos que el precio mejore para que el costo de operaciones sea viable, pues por ahora no lo es. Cuando aumente el precio podremos reabrir”, señaló la gerente de Responsabilidad Social de Parex al diario Llano Siete Días, Sandra Rodríguez.

Pese a estos anuncios, la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, confirmó a Portafolio que, hasta la fecha, no se han presentado solicitudes de modificación de los contratos vigentes. Sin embargo, fuentes de la entidad aseguran que aún es pronto para que las empresas decidan hacer aplazamientos en las responsabilidades contractuales, pues aún están a la expectativa de que el precio se recupere.

TEMOR POR EMPLEO

Mientras esto sucede, el nerviosismo en las regiones y en las empresas que dependen del sector extractivo sigue a flor de piel.

Los datos de Campetrol (Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros) prevén que si se mantiene un ritmo de desaceleración en la contratación del sector, tal como viene sucediendo, el empleo en esta área se reducirá entre el 20 y el 25 por ciento.

“Estamos buscando al Ministerio de Trabajo para que se formulen ciertas acciones concertadas, con base en análisis serios y profundos, porque se va a perder mano de obra y si esto no se maneja bien, va a crear una mayor cantidad de conflictos sociales que van a empeorar la situación de las empresas”, señaló el presidente del gremio, Rubén Darío Lizarralde.

De acuerdo con el viceministro de energía, Carlos Eraso, el Gobierno está revisando los datos sobre el impacto de la desaceleración de la actividad y ya tiene cifras que no se han hecho públicas.

“Un primer escenario de esto se va a ver reflejado en el Plan Nacional de Desarrollo, es una realidad que estamos en una coyuntura de precios bajos, pero aún no hay claridad en dónde va a parar esto. Sin embargo, no estimamos que haya una incidencia en la producción en el corto plazo (...) Estamos analizando la información”, señaló el funcionario.

El Gobierno proyecta que, a pesar de la desaceleración, la producción de este año será similar a la del año pasado, es decir cercana al millón de barriles promedio diario.

nohcel@portafolio.co